Su vida - Vida adulta

Nada más cumplir los 18 años, Valérie agarró el dinero que había ganado con sus libros hasta entonces y se compró un apartamento en un barrio bohemio de París, se marchó pues de casa de su madre y se matriculó en Literatura en la Universidad de la Sorbona, todo prácticamente al mismo tiempo.

Evidentemente intentaba hacer su vida de manera independiente, pero da la impresión de que las cosas se le empezaron a torcer en poco tiempo, por un lado en la Universidad no le fue bien, desconozco que explicación daría ella para ello, por otro lado su tercer libro "Obsesión Blanca" que se editó en 1980 resultó ser un pequeño fracaso a nivel de crítica y ventas, parece ser que era demasiado sincero y directo y a mucha gente le dio miedo o le resultó incómodo.

Valérie Valère de escritora

También se dice que tenía un problema grande de estar sola, aunque mantenía contacto con Jean Couturier, de alguna forma su común tormento los unía. Se escribían y quedaban de vez en cuando, una noche él recibe una llamada de la policía: Valérie había tomado una elevada dosis de medicamentos, comenzaba a jugar con la muerte.

El caso es que dejó la Universidad, y parece ser que andaba a menudo deambulando de un sitio a otro, sentándose en bares y cafeterías intentando escribir para sus libros, por lo visto le faltaba a veces la inspiración, y se dice que tenía problemas de depresión, que empezó a fumar mucho e incluso a tomar algunas drogas... hasta que un día su apartamento se incendió con ella dentro y sólo se salvó de milagro gracias a la rápida intervención de los vecinos y los bomberos.

Hablando del tema con su antiguo profesor de filosofía, ella misma dijo sobre ese incidente: "Estaba grogui, veía las llamas, el humo, no reaccionaba, se quemó el techo"; según parece todo fue debido a una colilla y a que probablemente ella estaba bajo los efectos de algún somnífero o tranquilizante.

Pero después de eso volvería a vivir con su madre, y ahí caería en una gran depresión, volvió a perder demasiado peso... un mal asunto... al final volvería a irse de casa de su madre, esta vez a una pequeña casa de alquiler en el campo (Saint Maur sur Le Loir, Rue de la Mairie, 3), esto debió ser a finales de 1981, ahí se mudó con su máquina de escribir y dos gatos, su hermano Eric y un amigo le iban a visitar a menudo.

Poco antes de su muerte aparece en Fluoroscopia, un programa de radio, ahí dice lo siguiente: "No creo que esté curada... es un gran palo que haya vuelto atrás (a la depresión, la anorexia...)... Acuso a mis padres, siempre acuso a alguien... Ahora ya estoy más al margen de la pesadilla, es cuestión de tomárselo con calma y aprender a vivir con las diferencias y "chifladuras" de cada uno, pero no es posible olvidar... Mis expectativas a nivel vital son pesimistas, pienso que no puedo cambiar, pero no creo esto sea malo, lo tengo muy claro... Y no, no sueño con otro mundo...".

Vamos, según yo lo entiendo básicamente vino a decir que siempre se ha sentido como un pulpo en un garaje en esta sociedad y que no cree ni que pueda ni que deba cambiar, y tampoco espera que cambie la sociedad a su alrededor... en otras palabras, que se sentía en un callejón sin salida.

También en una de sus últimas declaraciones dijo que "Mi muerte caerá en el olvido", y ya antes de cumplir los 20 años había redactado su testamento, de hecho llegó a redactar 4 testamentos (sustituyendo siempre al anterior), señal clara de que consideraba bastante probable el morirse pronto.

Lo cierto es que todo indica que nunca consiguió salir totalmente de un estado de depresión y desamparo a nivel humano, en mi humilde opinión es probable que lo que más le faltase fuese simplemente cariño y afecto a nivel humano.

Así pues, el 17 de diciembre de 1982 se durmió y nunca más despertó, en esa fría noche de invierno terminó su paso por este mundo, después de casi un mes de investigaciones oficiales el informe de la policía y los forenses concluyeron que la causa de la muerte fue la "ingestión abusiva pero involuntaria de medicamentos"; siempre me he preguntado porque "involuntaria", me imagino que será un eufemismo para no querer decir claramente que fue un suicidio, por lo visto es algo muy frecuente en estos casos el intentar ocultar de esta manera los suicidios para que las estadísticas no sean demasiado espeluznantes.

Fue incinerada y sus cenizas fueron dispersadas en el Mar, tal y como ella había hecho constar en su última voluntad. También dejó por escrito que no quería que sus padres estuvieran presentes en el acto y que no quería ningún tipo de ceremonia de tipo religioso, la presencia de su hermano si que era bienvenida. Su dinero, propiedades y derechos de sus libros los donó a fundaciones que luchaban contra la anorexia.

A pesar de todo, nunca dejó de escribir, y después de su muerte se encontraron muchos escritos suyos que se fueron publicando postumamente, además de los siguientes que a fecha de hoy permanecen inéditos:

  • Aurel, ensayo inconcluso 1977
  • Pasarela de sueños, abril-julio1978
  • Autobiografía, 1979
  • Pierre Torans, 1979
Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018