Logo Las Cartas de la Vida
 
 LasCartasDeLaVida.comDiario de un viaje → La web de Xebec y NachoMobile version
 

La historia de esta web desde su peculiar comienzo en 2004

A parte de libros relacionados con la naútica también leo muchas otras cosas interesantes ;-)

En los ratos libres a bordo de Xebec fui haciendo estos programas de Astrología China que con los años se han hecho muy populares

Mi primera web, anterior incluso a lascartasdelavida.com

Si... además de navegar y programar también sé echar las cartas

La opción más efectiva para librarte de vecinos de pantalán molestos

 
Desde Vigo con Amor ^_^

Escrito el 25/Agosto/2010 por

Casi sin darme cuenta ya han pasado poco menos de dos meses desde la última actualización cuando acababa de llegar a Camariñas, parece mentira como pasa el tiempo (y las millas), entonces el verano acababa de empezar y ahora ya se adivina su final.

Hice muchas cosas en estos dos meses, así en resumen, entre atender consultas, hacer mejoras/reparaciones en el barco, conocer los alrededores de Camariñas, disfrutar de sus fiestas y recibir visitas, se me pasó algo más de un mes, la gente ya me conocía, y al verme por la calle me decían que iba a acabar siendo de Camariñas XDD. No es de extrañar, ya que la mayoría de veleros apenas paraban 2 ó 3 días en el pueblo, y el que más una semana, así que a todo el mundo le llamaba la atención que estuviera tanto tiempo.

En esta foto se ve el fondeadero de Camariñas, mi barco es el que está más a la izquierda, aunque se ve todo demasiado pequeño!

En la Galicia de las maravillas ^_^

Finalmente llegó un día en que me puse a estudiar el derrotero (el libro que explica como son los puertos), y después de darle muchas vueltas decidí que iría directamente hasta la ría de Vigo, más que nada porque ya se me había hecho demasiado tarde para visitar las otras rías, y además quería probar a hacer un día y una noche yo solo navegando para decidir si continuaría viaje hacia Canarias este año o no.

Después de muchos preparativos y un día de maniobras para tenerlo todo probado y bien probado, zarpé de Camariñas el 4 de agosto por la tarde, rumbo a la Ensenada de San Simón, en los confines de la inmensa ría de Vigo.

Según los diversos partes meteorológicos iba a haber viento del Norte de fuerza 6 más o menos... y como viene siendo habitual no hubo nada de eso, sino más bien una ligera brisina que combinada con unas olas de más de 2 metros y muy juntas hacían que fuera bastante pensoso avanzar a vela, así que tuve que ir a motor la primera parte del viaje.

Mi primera noche navegando solo fue bastante buena, no hizo mucho frío ni mal tiempo, y hasta pude entretenerme un buen rato viendo las estrellas, cuando no se veía ningún barco dormía a ratinos de 15 minutos, lo cual fue la mayor parte de la noche, ya que una vez pasado el Cabo Finisterre y hasta estar cerca de las Islas Cíes no me crucé con un solo barco (ya elejí la ruta estregicamente para conseguir esto, lo de navegar tiene mucho de estretegia).

Aún así, me hizo mucha ilusión cuando empezó a amanecer y el Sol salió por encima de la tierra que me disponía a conocer por primera vez en mi vida (nunca había estado en esta zona de Galicia), en esta foto acababa de amanecer y ya se perfilaban las Islas Cíes a lo lejos:

En la Galicia de las maravillas ^_^

Llegué a la entrada de la ría de Vigo fresco como una rosa sobre las 9:30 de la mañana, con viento favorable y a toda vela, pero era entonces cuando empezaba la parte más cansada del viaje... La ría de Vigo es inmensa, y tiene un tráfico que parece la M30 de Madrid, nada más empezar a remontarla el viento se me puso en contra, y poco después también la marea, de tal forma que tuve que ir sorteando contra viento y marea todos los artefactos flotantes que se cruzaban en mi camino: ferries con turistas hacia y desde las Islas Cíes, catamaranes que unen las dos orillas de la ría a alta velocidad, barcos de pesca, lanchas de paseo, otros veleros, mercantes de más de 100 metros, motos acuáticas, criaderos de mejillones y sus respectivos barcos que los recorren con una enorme grúa a alta velocidad, gente haciendo sky acuático...

En esta foto ya había pasado lo peor y estaba a tiro de piedra del famoso puente de Rande, más allá del cual empezaba lo desconocido, ya que es una zona sin cartografiar, del cual entonces sólo sabía lo poco que dice el derrotero: que es un sitio 'poco interesante', con poco calado y sin buenos fondeaderos (todo esto resultó ser mentira, la inglesa que escribió el derrotero debía de tener las gafas muy sucias el día que anduvo por ahí XDD).

En la Galicia de las maravillas ^_^

Esta otra foto está tomada en el mismo sitio que la anterior pero mirando hacia atrás, al fondo se ven las Islas Cíes, uno puedo hacerse una idea así de lo ancha y larga que es la ría, tardé casi 5 horas en remontarla, desde que entré hasta que eché el ancla en frente de la playa de Cesantes, donde nada más desembarcar me encontré con la primera ducha de playa con agua caliente que he visto en mi vida (el agua va a la ducha a través de una tubería negra al descubierto, de tal forma que el Sol calienta el agua, y en la práctica está tan caliente como en casa ^_^):

En la Galicia de las maravillas ^_^

Aquí se puede ver donde fondeé por primera vez en la ensenada de San Simón, la foto está tomada desde la playa de Cesantes, que con la marea alta queda completamente cubierta (en mareas vivas), desde ahí solía ir andando hasta Redondela, donde hay de todo: piscina, lavandería, tiendas, enormes copas de helado por menos de 4 euros ^___^...

En la Galicia de las maravillas ^_^

Una vez en tierra en seguida me di cuenta de que había llegado a buen puerto, por todos lados había buenas señales que así lo indicaban, a parte de la ducha con agua caliente y los helados, la gente que había por la playa resultó ser especialmente amable y habladora, y de camino a Redondela me encontré con este juicioso grafitti:

En la Galicia de las maravillas ^_^

Al de dos días de llegar vinieron mi madre y Elena a visitarme y me trajeron un enorme cargamento de comida que todavía dura, así da gusto viajar! XDDD

Después el viento cambió y tuvé que mover el barco a otro fondeadero más protegido del Oeste, y así fue como sin quererlo eché el ancla en frente de un barrio de Redondela llamado Portela, donde por primera vez desde que salí de Gijón empecé a hacer amiguitos ^_^.

A parte de eso el sitio era muy bonito y agradable, en esta foto puede verse uno de los primeros atardeceres en ese fondeadero, hizo unos días muy calurosos, tanto que a veces el calor llegaba a agobiar y uno agradecía cuando el Sol ya empezaba a esconderse por el horizonte.

En la Galicia de las maravillas ^_^

El único problema con ese fondeadero era que se dependía de la marea para desembarcar en Portela, ya que con la marea baja era inevitable tener que arrastrar el dinghy por el fango, así que la segunda vez que desembarqué se me ocurrió remar hacia un pantalán que había a unos 300 metros del barco en la otra dirección, justo al lado de un impresionante velero de 18 metros de eslora.

Cual no sería mi sorpresa cuando al salir de dicho pantalán cargado con una bolsada de ropa para la lavandería, me encontré como quien dice dentro de la casa del dueño del velero que había ahí en frente... un poco desconcertado al principio, empecé a preocuparme pensando que pronto aparecería un millonario gruñón que llamaría a la policía para que me sacasen de ahí; pero en vez de eso, apareció el dueño de la casa y del barco, que lejos de enfadarse me dijo que no había problema en que usase su pantalán para dejar mi bote de remos cuando quisiera, y además me llevó con su coche hasta la Lavandería de Redondela, después me trajo de vuelta y me invitó a atarme a una de sus boyas durante el resto de mi estancia en la Ensanada de San Simón.

En esta foto se ve mi barco en dicho lugar, realmente me vino bien porque el sitio era mucho más resguardado que donde estaba antes.

En la Galicia de las maravillas ^_^

Nené, que así es como se llama este paisano, fue muy amable conmigo, a parte de hacerme de taxista varias veces e invitarme a comer de vez en cuando, me contó muchas cosas interesantes sobre barcos, los galeones hundidos en la zona y como había trabajado de buceador haciendo varios documentales sobre ellos para la televisión, sobre como restauró una impresionante goleta de 30 metros y más de 100 años de antigüedad, y también sobre las particularidades del oficio de capitán de barco de alquiler, que es como se gana ahora la vida, alquilando a turistas el velero de 18 metros que tiene amarrado delante de su casa.

En esta foto se le ve saliendo a llevar unos turistas a las Islas Cíes:

En la Galicia de las maravillas ^_^

Por dentro (y por fuera) el barco es impresionante, tiene un salón más grande que el de muchas casas, y el camarote de popa parece la suite de un hotel de lujo, todo el interior está hecho en madera de la buena, y en el salón hay incluso un dragón y un Suzaku grabados en madera (el barco fue fabricado en Taiwan, de ahí la decoración con motivos mitológicos chinos).

Nené solía invitarme casi todas las tardes a tomar algo a su barco, y pasábamos buenos ratos hablando de nuestras diversas peripecias en la Mar, las suyas de mucha más envergadura que las mías, trabajó a menudo transportando yates por mar, e incluso navegó durante casi un año por el Caribe con un barco parecido al que tiene ahora.

Para mi fue un cambio positivo en mi rutina diaria, ya que desde que salí de Gijón dejando atrás los amigos y amigas que hice durante años no había tenido ocasión de tener apenas trato con la gente de los lugares por los que iba pasando, más que nada por culpa mía, porque cuando no estaba atendiendo el consultorio estaba atendiendo el barco, y si no corriendo de un sitio para otro haciendo recados diversos...

Se mire como se mire, el vivir y viajar en un barco uno solo tiene el inconveniente (entre otros) de que es fácil tener que dedicar demasiado tiempo a todo lo que esto implica (incluyendo el tener que ganarse la vida), de tal forma que al final queda menos tiempo libre del que a uno le gustaría para conocer los sitios por los que se pasa y las personas que viven en estos sitios.

De todas formas, como para tantas otras cosas en la vida no hay nada como tener suerte, y eso fue lo que seguí teniendo durante los siguientes días...

Cuando llevaba una semana en el mini-puerto de Nené, una mañana que no había nada de viento se me ocurrió la brillante idea de ir remando los 2 kilómetros que había hasta el puerto de Cesantes, pensando optimistamente que a la vuelta o bien no habría viento o este sería del Norte, de tal forma que me empujaría hacia mi barco... y claro, como cualquier marinero experimentado sabe, siempre que uno se hace un plan así el viento sólo puede ser contrario, nunca favorable.

Así pues, cuando me quise dar cuenta llevaba media hora remando contra el viento, las olas saltando por encima del dinghy, mientras avanzaba a una velocidad ridícula y empezaba a recordar aquel dicho marinero de 'sólo hay 4 tipos de marineros: los muertos, los jubilados, los novatos y los pesimistas'... ese día fui más novato que pesimista y así me vi XDDD

En esas estaba cuando se me acerca una lancha con una parejita de pescadores muy simpática a bordo que se ofrecieron a remolcarme gratis hasta mi barco, lo cual acepté encantado. Una vez ahí les enseñé el barco y les invité a una horchata, y estuvimos charlando agradablemente durante un rato largo, resultó que los dos vivían muy cerca de Redondela, y me estuvieron contando muchas cosas del lugar, desde la historia de la Isla de San Simón hasta la actualidad económica, social y cultural del lugar, pasando por los animalitos que viven felices en la Ensenada esperando que un audaz pescador los retrate con su móvil y suba su foto a Internet ^_^

Dos días después de eso, vendrían a buscarme una tarde con el coche para llevarme a ver el puerto donde voy a pasar el invierno en Vigo, y después me invitaron a cenar, pasamos una tarde muy agradable hablando de muchas cosas, y quedamos para el sábado para salir a navegar en mi barco y explicarles un poco como es eso de navegar a vela.

Aquí en esta foto se puede ver a los dos marineros y al futuro capitán: Almudena, Moisés y Fran (Fran está terminando la carrera de Marina Mercante), me acompañaron hasta el puerto deportivo de Vigo, que será donde previsiblemente pase el invierno:

En la Galicia de las maravillas ^_^

Hizo un día muy bueno, con vientos suaves que hacen que sea mucho más fácil explicar las cosas y entenderlas, cuando hace más viento el aprendizaje empieza a estar pasado por agua (salada), la gente se marea y al final lo único que interesa es llegar pronto a puerto.

Por la tarde me invitaron a ir al carnaval de verano de Redondela, todavía estaba yo terminando de preparar mi disfraz, cuando les oigo llegar y les digo 'subir subir', y me encuentro con 2 simpáticos payasos en la bañera de mi barco:

En la Galicia de las maravillas ^_^

El Carnaval de verano de Redondela resultó ser impresionante, estaba todo el centro de la ciudad cortado al tráfico y abarrotado de gente, la inmensa mayoría de las personas iban disfrazadas, muchos con disfraces muy logrados, el mío era más bien probe, una chilaba argelina que me regaló una tía a su vuelta de un viaje por Argelia y poco más... pero bueno, al menos iba disfrazado :-P

Me explicaron que el carnaval había empezado a celebrarse hacía unos pocos años por iniciativa de los hosteleros, y que poco a poco había ido haciéndose famoso, del tal manera que ahora atraía más gente que el carnaval de invierno... y desde luego los hosteleros pueden estar contentos, porque estaban todos los locales abarrotados, por más que lo intentamos no conseguimos encontrar un solo sitio donde cenar, al final tuvimos que ir a Cesantes, y aún ahí todavía tuvimos que esperar cerca de una hora! o_O

Al día siguiente el padre de Moisés me invitó a comer con ellos el típico churrasco gallego, que consiste en una montaña de carne hecha a la parrilla, combinando chorizos criollos con ternera, pollo y cerdo, de tal forma que es imposible comérselo todo XDD

Por la tarde me llevaron de excursión hasta una montaña muy alta donde hubo algún tipo de santuario celta, y desde donde se divisa toda la ría de Vigo y una buena parte de la provincia de Pontevedra, el lugar es impresionante, y me dió la impresión que tenía algo especial flotando en el ambiente, como si en el pasado hubieran ocurrido cosas muy intensas ahí que dejaron una huella que todavía perdura.

Aquí se nos ve a los tres en ese lugar, con la ría de Vigo al fondo, se veían hasta las Islas Cíes desde ahí!

En la Galicia de las maravillas ^_^

Realmente hay una diferencia abismal entre llegar a un sitio e intentar conocerlo uno solo o que la gente del lugar te lo enseñé y te explique como son las cosas ahí, en Redondela tuve esa suerte y me siento muy afortunado por ello.

Una de las cosas que más me ha gustado es que aquí la gente vive mucho más en contacto con la realidad que en otros sitios, todo el mundo habla de los problemas de la sociedad en que vivimos: la corrupción rampante de la administración pública, la terrible perdida de derechos laborales, el disparate del mercado inmobiliario, las inciertas perspectivas económicas, y en general el panorama actual que apunta a que las cosas van a peor cada día un poco más...

En cambio en Asturias todos estos eran temas tabú, no oías a nadie hablar de ello en ningún sitio, y si sacabas tú el tema la gente tenía miedo de hablar, o bien miraban para otro lado y cambiaban de tema, o bien decían timidamente que esa mañana habían oido en la radio que todo iba a empezar a mejorar a partir de unos meses... Aquí afortunadamente la gente es más protestona y se atreve a mirar la realidad de frente, y me imagino que a la larga eso hará una diferencia positiva.

Por lo demás, las zonas rurales son un entorno privilegiado, casi todo el mundo tiene una lanchina para salir a pescar, y casi nunca vuelven con las manos vacías, ya que está todo mucho menos esquilmado que en la Cornisa Cantábrica donde tengo conocido pescadores deportivos que la mitad de las veces no consiguen pescar ni una triste sardina. Luego quien no tiene una huerta tiene unos arbolitos frutales, y entre unas cosas y otras siempre hay algo con lo que entretenerse, y con lo que enriquecer el menú del día siguiente ^__^

En cuanto a mí, ya cuando venía camino de aquí medio decidí que me quedaría este invierno, realmente podría haber intentado llegar a Canarias este año, pero hubiera sido algo precipitado y me hubiera agobiado, quedándome aquí un invierno espero poder mejorar y optimizar el barco para poder navegar de una forma más relajada y segura, y aunque al final tenga que zarpar otra vez yo solo pues al menos iré mejor preparado.

En general tengo mucha buena suerte, pero no quiero abusar, cuanto menos necesite mi buena suerte mejor será!

consultas de tarot por teléfono o email sin límite de tiempo

Autor: Ignacio Vidal (Nacho) (el marinero, no el otro) - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto