Teclado Dvorak: hazlo tú mismo/a

Hay cosas en la vida que son como son, y poca gente se pregunta porque son así, una de ellas es la distribución de las letras del abecedario en los teclados qwerty, que aunque parezca increíble, están así distribuidas porque allá por el año 1868, a la hora de inventar la primera máquina de escribir, las teclas se les atascaban con mucha frecuencia y las tuvieron que disponer de tal manera que no fuera fácil teclear de manera rápida:

Así surgió el teclado qwerty

La historia completa puede leerse en este divertido cómic, pero básicamente es una chapuza heredada durante generaciones, el ejemplo perfecto de "vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer".

En resumen, después de medio siglo fabricando teclados qwerty, un psicólogo llamado August Dvorak dedicó varios años a hacer un estudio en profundidad sobre como tendrían que distribuirse las letras en los teclados para facilitar la labor de mecanografía, y el resultado de ello fue el teclado Dvorak, que en su versión estándar está optimizado para el idioma inglés.

Este es el Doctor Dvorak enseñando a sus alumnas el uso de su teclado allá por la primera mitad del siglo XX, la distribución de su teclado puede verse en la pizarra al fondo:

El inventor del teclado Dvorak enseñando mecanografía

En el Año 1936 Dvorak publicó su famoso libro "Typewriting Behaviour", donde entre muchas otras cosas, traza un interesante paralelismo entre el perro de Paulov y la labor de mecanografía, siendo la conclusión de todo ello que teclear con un teclado qwerty es una "incomodidad no consciente", que hace a la gente sentirse mal sin que se den cuenta, y en cambio usando un teclado optimizado científicamente para facilitar la labor de mecanografía, el mismo trabajo se convierte en una fuente de satisfacciones y algo psicológicamente placentero.

Así que intrigado por estas curiosas teorías, en marzo de 2019 me decidí a probar a hacer el cambio al teclado Dvorak, creando para ello una versión ligeramente modificada adaptada al trabajo más habitual que suelo realizar con el ordenador, el resultado viene a ser este, la variante "Malbusca" del teclado Dvorak:

Dell Precision con teclado Dvorak versión Malbusca

En este caso tuve que usar pegatinas porque no era posible intercambiar todas las letras del abecedario al tener algunas teclas formas diferentes... es un poco chapuza, pero funciona, además son pegatinas fluorescentes, que a veces vienen bien.

En realidad la mayor parte de las veces es posible mover las teclas de sitio, todo es cuestión de hacerlo con cuidado para no romper nada, en el caso de los portátiles una navaja fina y puntiaguda suele ser lo mejor:

Cambiando de posición las teclas de un portátil con una navaja

En dos HP Mini que tenía fue cosa de un momento, en este otro tuve que hacer el cambio dos veces, primero de qwerty a dvorak, y luego a la inversa para regalárselo a una amiga, y no se rompió absolutamente nada: HP Mini 110 4110 en proceso de conversión a teclado DVORAK

Uno de los inconvenientes es que una vez cambiadas las letras suele haber muchos símbolos que no se corresponden con los generados por las teclas, por ejemplo en este caso que el teclado original era español:

HP Mini ya convertido a teclado Dvorak

En el caso de un teclado inglés o americano es mucho más fácil conseguir que la mayoría de los símbolos de las teclas se correspondan con los caracteres generados:

HP Mini 110 en proceso de conversión a teclado Dvorak

Otra opción es directamente "borrar" los caracteres que no concuerdan usando la misma navaja de cambiar de sitio las teclas, es lo que hice en el teclado de la parte superior de la siguiente foto:

conversión de teclados qwerty a Dvorak

El de abajo es un teclado bluetooth supuestamente para PlayStation que yo solía usar en el barco donde viví muchos años, y ahora lo uso de vez en cuando en casa como mando a distancia para poner música y cosas así.

Ahora bien, ¿mereció la pena el cambio? pues honestamente, si, pero por poco margen, es verdad que con este otro teclado se teclea de manera mucho más cómoda y eficiente, pero los inconvenientes son bastante grandes también:

  • El mundo está lleno de tecleados qwerty, aunque consigas modificar/adaptar todos los teclados de todos los dispositivos que tengas en casa, a cada poco te estás encontrando con un teclado qwerty de una forma u otra, y realmente se hace incómodo y desagradable el tener que usarlos, y también se hace mucho más lento... vamos, que si ya eras un bicho raro, usando un teclado dvorak todavía lo eres un poco más.
  • No se acostumbra uno tan rápido a teclear con el teclado dvorak como mucha gente dice, e irónicamente cuesta más cuanto más tiempo lleves usando un teclado qwerty, es como que el automatismo mental está más profundo y cuesta mucha más cambiarlo, en cambio un niño o un adulto que no tecleé rápido lo aprenderían mucho más rápido.
  • Una vez que te acostumbras, la velocidad al escribir puede ser mayor, pero no necesariamente mucho mayor, lo que ocurre con el teclado qwerty es que las manos y los dedos trabajan mucho más, mientras que con el dvorak se mueven menos y entonces resulta mucho más cómodo y descansado el teclear, de hecho muchas personas con lesiones por esfuerzo repetitivo en las manos notan una gran mejoría al cambiar al teclado dvorak.

    Pero vamos, es difícil justificar el cambio sólo por el posible aumento en velocidad.

  • Los inconvenientes técnicos tampoco son despreciables, especialmente si no eres un "manitas" de la informática, el cambiar al teclado dvorak inglés suele ser muy simple y que yo sepa tanta Windows, como Android e iOS lo soportan de serie, pero a la hora de la verdad lo que querrás será crear tu propia distribución de teclado basada en dvorak (con eñe, acentos...), y para eso necesitarás andar revolviendo en las tripas del sistema operativo, y puede no ser fácil.
  • A nivel laboral y social también puede ser un problema, imagina que llegas a un trabajo nuevo y lo primero que tienes que explicar es que tú usas un teclado diferente porque el qwerty que usan el resto de empleados es "menos bueno"...

En definitiva, que pienso que es una opción interesante para quien le guste hacer las cosas bien y con sentido común, pero probablemente para la mayoría de personas tenga más sentido seguir con "lo malo conocido" que "lo bueno por conocer", y seguir "haciendo lo que hacen los demás" para "no complicarse la vida".

Curiosamente son los niños quienes más se podrían beneficiar de usar un teclado tipo dvorak, está demostrado que lo aprenden de manera mucho más rápida y fácil que el qwerty, que de alguna manera es totalmente antinatural, pero claro, eso implicaría tener que reconocer que sus padres y sus abuelos estuvieron de alguna manera equivocados... y siguen estándolo... y no tienen intención de cambiar.

Nacho, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos informático, desde 2004 intento vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 41 años, y después de andar viendo mundo en un barquito durante mucho tiempo, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2019