Logo Las Cartas de la Vida
 
 LasCartasDeLaVida.comDiario de un viajeLa isla TerceiraMobile version
 

La historia de esta web desde su peculiar comienzo en 2004

A parte de libros relacionados con la naútica también leo muchas otras cosas interesantes ;-)

En los ratos libres a bordo de Xebec fui haciendo estos programas de Astrología China que con los años se han hecho muy populares

Mi primera web, anterior incluso a lascartasdelavida.com

Si... además de navegar y programar también sé echar las cartas

La opción más efectiva para librarte de vecinos de pantalán molestos

 
La isla Terceira: la Joya Estratégica del Atlántico Norte

Desde que marché de Madeira allá por junio de 2012 había estado siempre viviendo en sitios muy pequeños y relativamente aislados donde prácticamente sólo se podían comprar cosas básicas, primero fue la Isla Brava y luego la Isla de las Flores, así que cuando después de 3 años (verano de 2015) de vida simple llegué a Terceira fue como volver a un mundo que ya casi no me acordaba como era.

Este fue el sitio que me dieron en el puerto, justo en frente de uno de los varios escenarios donde habría actuaciones en las fiestas de Praia da Vitoria, del 31 de julio al 10 de agosto:

Incluso el propio puerto fue una agradable sorpresa, sin duda uno de los mejores de todo Azores, con agua caliente y maquinas de lavar ropa, lujos que no encontraba en un puerto desde que marché de Porto Santo en 2011, es increíble la capacidad de adaptación que tenemos las personas.

Así que mis primeras semanas en Terceira tuve un poco una sensación como cuando se entra en un parque de atracciones, que hay tantas cosas y tan nuevas y sorprendentes que uno no sabe por donde empezar.

En este mapa puede verse donde está Terceira (la isla de más a la derecha) y la ruta que seguí para llegar hasta aquí desde Graciosa, fue un viaje tranquilo y sin contratiempos:

carta náutica de Azores

Además coincidió que llegué justo cuando empezaban los preparativos para las fiestas de Praia da Vitória, que fueron del 31 de julio al 10 de agosto, y son famosas en todo Azores por su gran despliegue de medios y recursos materiales, vamos, Terceira es claramente un sitio donde hay mucho dinero, al menos mucho más que en las otras islas de Azores.

Por ejemplo esta carpa era una de tantas donde se instalaría una feria gastronómica con restaurantes, confiterías y empresas alimentarias de todo Portugal:

Detrás del muro blanco está la playa donde nado todos los días, y el edificio pequeño de la derecha son las duchas del puerto, Xebec está unos 50 metros a la derecha (fuera de la foto), vamos, que tuve las fiestas como quien dice casi dentro de casa! XD

Sólo el trabajo de montar todas las cosas para la fiesta y luego desmontarlas ya es importante para la economía local, realmente este es un sitio donde se nota que hay dinero, ya dice el derrotero que es donde más coches de lujo se ven por la calle, y es verdad, aquí la crisis llegó en mucha menor medida que en la mayor parte de Portugal.

Por otro lado es una isla con mucha historia, tradicionalmente fue la más estratégica e importante de todo Azores porque era la única con un puerto natural adecuado, lo que era vital para que los barcos del Imperio Español pudieran abastecerse cuando volvían de América allá por el siglo XVI en tiempos de Felipe II.

Así pues, después de varios intentos fallidos y un espectacular (para el siglo XVI) desembarco militar de 17000 soldados, los españoles se hicieron con el control de la Isla (por las malas) y establecieron una de las mayores bases militares de la época para dar apoyo a sus barcos, en aquel tiempo quien controlaba Terceira controlaba todo el Atlántico Norte.

No serían los últimos, al propio Napoleón se le pasó por la cabeza hacerse con la isla, al igual que a Hitler, de tal forma que en el siglo XX llegarían los ingleses (por las buenas) primero y los americanos después, y hasta el día de hoy Terceira sigue siendo la joya estratégica de Azores y del Atlántico Norte, donde siguen estando los mejores puertos y el mayor aeropuerto de Azores, con una pista de 3600 metros preparada para que aterrice hasta el transbordador espacial de la Nasa si hiciera falta.

Y fue también aquí en Terceira donde se reunieron en 2003 George Bush, Tony Blair y Jose María Aznar para dar inicio a la invasión de Iraq, de alguna forma el destino de Terceira es figurar en los libros de Historia por un motivo u otro, hasta por ser un sitio geológicamente activo donde cada poco hay terremotos, a veces causando daños serios.

Esta larga y variada historia se nota en muchos detalles, por ejemplo es aquí donde más tradición hay de hacer corridas de toros, se dice que por la influencia de la ocupación española, habiendo en los meses de verano una media de dos corridas al día en diversos puntos de la isla, casi una por cada día del año.

Esta por ejemplo era en la playa que tengo al lado del puerto, era una corrida para niños, por eso el toro es tan pequeño:

En las corridas para mayores los toros son grandes, pero llevan unas caperuzas en los cuernos para que no hagan daño, y además van atados con una cuerda que la controlan 10 paisanos bien fuertes, entonces en la práctica es algo así como sacar de paseo a un animal peligroso, pero incluso así todos los años hay heridos e incluso algún muerto de vez en cuando.

Pero lo cierto es que hay muchas más cosas a nivel cultural aquí, así por ejemplo durante las fiestas hubo un concierto de Gapura, un grupo musical portugués cuya cantante es de la isla de las Flores, yo soy el segundo por la derecha en la primera fila del público ^_^

Y el último día de las fiestas en vez de fuegos artificiales hubo una ceremonia muy bonita en la que se podían hacer volar una especie de farolillos de papel con deseos personalizados, así es como se veía desde Xebec:

La verdad es que las fiestas de Praia da Vitória me impresionaron bastante por su enorme variedad de contenidos y lo amplio que era el programa, pienso que debió de haber más de 100 conciertos de música de todo tipo (la mayoría gratuitos), además de un sin fin de otro tipo de actividades, como diversas ferias gastronómicas, competiciones deportivas, desfiles folclóricos y hasta una visita guiada a lo que quizás sea la característica que más ha determinado el pasado reciente de la isla: la Base de los Americanos.

Llegaron cuando terminó la Segunda Guerra Mundial y desde entonces aquí están, cada vez con menos personal gracias a las nuevas tecnologías pero sin intención de marcharse en un futuro previsible, aunque a veces digan lo contrario para seguir pagando poco alquiler (0€/año desde 1995).

Y desde luego es muy obvio que su presencia es muy bienvenida en la isla, yo en los años que llevo en Azores sólo he oído cosas positivas sobre la presencia americana aquí, como dice un amigo mío: "antes de llegar los americanos nosotros andábamos detrás del rabo de las vacas", y fue gracias a los americanos y sus buenos salarios que miles de familias de la isla pudieron dar una buena educación a sus hijos y tener un nivel de vida de clase media, mientras que en otras islas de Azores mucha gente tenía que emigrar a sitios remotos y buscarse la vida como podían.

Para el visitante casual La Base también resulta pintoresca, y su presencia se hace notar en infinidad de detalles, empezando por los aviones que están constantemente aterrizando y despegando (La Base en realidad es principalmente una gasolinera para aviones en medio del Atlántico) y siguiendo por los americanos que andan por la isla y le dan un ambiente internacional y cosmopolita.

De hecho aquí gracias a La Base hay una tradición de plane watching en vez de bird watching, de tal forma que la gente sabe reconocer los tipos de aviones y se interpreta su presencia en relación con las noticias internacionales.

Yo poco a poco voy enterándome de las cosas, así por ejemplo esté es uno de los aviones más típicos, un C17 que es el avión de cargas pesadas de la Fuerza Aérea Estadounidense, puede llevar hasta 80 toneladas de mercancía, y de estos tienen unos doscientos y pico volando por todo el planeta todos los días (el de la gasolinera tiene que hacer buena caja):

Y es fácil saber si va muy cargado o no por el ruido que hace, si va cargado de cosas pesadas como tanques, entonces hace un ruido que parece que el cielo se te va a caer encima y la gente hace comentarios del tipo "mira, ese debe llevar unos tanques para Oriente Medio", en cambio si pasa silencioso y ligero se dicen cosas como "esa va poco cargado, llevará ropa y comida o ayuda humanitaria".

Pero claro, al igual que con los pájaros, es con los aviones más pequeños que más hay que afinar para reconocerlos, por ejemplo este es un A10, que es un avión especial de apoyo a tropas terrestres, vamos, es el que va volando bajo para machacar al enemigo antes de que lleguen los soldados por tierra.

Entonces está hecho de titanio y lleva unos motores muy grandes porque es bastante pesado aunque sea pequeño, luego según lleva bombas colgando de las alas o no, se sabe si va o viene de la guerra.

Y a parte de los aviones también hay vehículos con matrícula americana, este por ejemplo es uno de los autobuses de La Base, ellos tienen su propia línea de autobuses que es independiente de la pública que usamos los civiles:

Supongo que es una especie de muestra de amistad el no obligar a los americanos a cambiar la matrícula de sus vehículos, porque es que la burrocracia portuguesa es mucho más complicada que la americana... vamos, para ponerle matrícula portuguesa a ese autobús de la foto por lo menos deben de hacer falta 3 vehículos similares llenos de papeles! XD

De alguna forma el destino de Terceira siempre ha estado ligado a las guerras y los ejércitos, al margen de la actual Base de los Americanos hay todo tipo de búnkeres y construcciones bélicas más o menos por toda la isla.

Por ejemplo en la Sierra do Cume que tengo a pocos kilómetros de mi barco hay un búnker de la Segunda Guerra Mundial que fue construido con la idea de que si la Alemania Nazi invadía el Portugal Continental, el Gobierno de Lisboa se refugiaría aquí, al final, afortunadamente, no hizo falta usarlo.

Por dentro no se puede visitar, pero un amigo mío que estuvo dentro me contó que es enorme, vamos, casi media montaña vacía por dentro, y según él era tan grande porque tenían que refugiarse ahí todos los miembros del gobierno y sus respectivas familias, aunque hay quien bromea diciendo que era porque tenían que traerse todos los papeles de Lisboa, y claro según es la burrocracia portuguesa, necesitaban mucho espacio...

También quedaron sin estrenar estas defensas antiaéreas que instalaron los ingleses durante la Segunda Guerra Mundial, en aquel tiempo se temía que Alemania se apoderase de Terceira y desde ahí expandiese su tiranía por todo el Atlántico, pero afortunadamente eso tampoco ocurrió:

La foto anterior es de un buen amigo mío de aquí de Terceira que conocía ya de Flores, casualmente es uno de los mayores expertos en la historia de la isla Terceira y yo tuve la enorme suerte de que me hiciese de guía turístico por media isla en su coche.

Realmente en todas las islas portuguesas en las que estuve la gente es muy amable y hospitalaria, tanto que compensa cualquier pequeño detalle mejorable que pueda haber, como el exceso de burrocracia a la hora de hacer cualquier trámite por nimio que sea.

Aquí estábamos en el monte Brasil de Angra del Heroísmo, donde me estaba explicando los ciscos que montaron los españoles en el siglo XVI para conquistar la isla:

Por lo visto llegaron al extremo de prohibir los cuchillos que terminasen en punta, y obligaban a toda la gente a llevar cuchillos redondeados y poco afilados (para no poder matar a ningún soldado de Felipe II así por sorpresa), hasta el punto que en todo Azores a los de Terceira les conocían popularmente como "los del cuchillo capado".

Pero afortunadamente todo eso ya pasó, y así como durante los siglos XVI a XIX Terceira conoció la guerra en primera persona, el siglo XX resultó ser sorprendentemente tranquilo, y a pesar de todas las guerras mundiales y conflictos diversos, gracias a Dios aquí no cayó una sola bomba y así pues la isla pudo prosperar y vivir en paz.

Y entre las muchas cosas buenas que trajo la paz y los buenos salarios de los americanos, se cuenta una gran variedad de buenos restaurantes con precios muy competitivos, en esta foto estoy en un taller de cocina en el restaurante vegetariano de la isla, aprendiendo a cocinar crambo de frutas:

Realmente aquí en Terceira hay de sobra donde gastar el dinero, en especial comida buena hay mucha, no sólo en los restaurantes sino también en las tiendas, y además coincidió que poco después de llegar yo comenzó la temporada de las fresas, y entre eso y los típicos bolos portugueses (tartas) estoy muy bien alimentado ^_^

Además resulta que Terceira es una de las islas con más agricultura ecológica de todo Azores, aquí hay una cooperativa de agricultores ecológicos que exportan alimentos por barco y por avión al resto de las islas, y tienen un restaurante y una tienda donde venden sus productos, a 100 metros de mi barco precisamente, de hecho lo de la foto anterior está comprado ahí.

Y no sólo hay donde conseguir comida buena, sino que también es posible abastecer el barco de los innumerables pertrechos que necesita, yo por ejemplo aproveché para cambiar la cadena del ancla:

Parece una tontería, pero no es tan simple conseguir una cadena buena de acero galvanizado para un barco, al menos no en una pequeña isla en medio del Océano.

Pero no todo es de color de rosa aquí en la Joya Estratégica de los Azores, según me han contado Azores es la región de Portugal con más casos de cáncer, y Terceira la isla de Azores con más incidencia de esta terrible enfermedad.

Explicaciones del porque de tanto cáncer en Azores las hay para todos los gustos, desde las que lo relacionan con los submarinos nucleares, tanto americanos protegiendo La Base como chinos y rusos acechándola, a las que lo achacan a los productos fitosanitarios de la agricultura y ganadería, pasando por la versión oficial de que es culpa de la gente que fuma mucho y come mal.

Lo que está claro es que los muertos son de verdad, yo en los años que llevo aquí ya vi morir a varias personas de cáncer, la mayoría jóvenes, y escuché innumerables historias de gente que murió por esa misma causa hace pocos años.

Así que nada, habrá que seguir viviendo y disfrutando de la vida mientras se pueda, que donde no caen bombas, hay hambrunas y si no enfermedades incurables o simple miseria, así es el mundo en que (sobre)vivimos.

El anterior anuncio de Google Adsense usa cookies para personalizarlo y obtener datos que son usados por Google para diversos fines. Ver detalles

Autor: Ignacio Vidal (Nacho) (el marinero, no el otro) - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto