Logo Las Cartas de la Vida
 
 LasCartasDeLaVida.comDiario de un viajeEl BarcoMobile version 简体中文  English  Português  
 

La historia de esta web desde su peculiar comienzo en 2004

A parte de libros relacionados con la naútica también leo muchas otras cosas interesantes ;-)

En los ratos libres a bordo de Xebec fui haciendo estos programas de Astrología China que con los años se han hecho muy populares

Mi primera web, anterior incluso a lascartasdelavida.com

Si... además de navegar y programar también sé echar las cartas

La opción más efectiva para librarte de vecinos de pantalán molestos

 
El Barco: un Halcyon 27 llamado Xebec

El barco se llama Xebec, es un Halcyon 27 diseñado por Alan Buchanan en los años 60 y construido en fibra de vidrio en 1970 por Offshore Yachts de Royston (Inglaterra), se construyeron varios cientos de barcos idénticos a lo largo de unos 15 años, y muchos de ellos han dado la vuelta al mundo con éxito, alguno de ellos incluso más de una vez.

En este video hago una visita guiada a bordo de Xebec:

Aquí puede verse el diseño original:

Vista de perfil del Halcyon 27

Mide 8 metros de largo por 2.30 de ancho, a pesar de ser relativamente pequeño está pensado para hacer grandes travesías, tiene mucho desplazamiento (peso), es un diseño basado en los barcos populares (folk boats) que se diseñaron poco después de la segunda guerra mundial, con el objetivo en mente de que una persona, o una pareja bien avenida, pudieran vivir a bordo y viajar por el mundo de una forma asequible a nivel económico, y con total garantía a nivel de seguridad y de afrontar el mal tiempo.

Son, como dijo alguien hace mucho, el equivalente del mundo de los yates a lo que fue la Volkswagen California en el mundo de las autocaravanas y viajes de bajo presupuesto por carretera.

Esta foto está tomada poco después de haberlo comprado:

Mi barco en Sutton Harbour, Plymouth

En cuanto al interior, es más amplio de lo que aparenta desde fuera, básicamente consta de un salón grande donde está la mesa de cartas y la cocina, un camarote de proa con una cama doble de 1.90 x 1.60 (1.60 en la cabecera de la cama, en la parte de los pies debe tener unos 70 centímetros), y entre medias el cuarto de baño y la despensa.

En esta foto se puede apreciar un poco el interior visto desde la cocina:

Comiendo en el salón del barco

La foto es de cuando estábamos en el Sur de la Bretaña Francesa, todavía no había tenido tiempo de decorar el interior a mi manera y por eso se ve un poco frío e impersonal, ahora tiene un aspecto mucho más hogareño ^_^.

La mesa del salón es plegable y sirve tanto para el interior del barco como para la parte de afuera, donde es muy agradable trabajar cuando el tiempo acompaña:

Trabajando en la cubierta del barco

Esta foto está tomada en la Isla de Yeu, en Francia, un sitio muy bonito y pintoresco que nos gustó mucho...

Dentro del barco, en la parte del salón, hay una altura de casi 1.90 metros, con lo cual se puede estar de pies sin problemas, lo cual es algo poco habitual en barcos de este tamaño, y muy importante si aspiras a vivir en el barco todo el año sin acabar cheposo!

Por lo demás, el barco resulta muy cómodo para vivir en él todo el año (suponiendo que se tiene una buena calefacción como es mi caso), navega increíblemente bien, es muy estable y fácil de llevar, después de mil millas navegadas y de haber pasado algo de mal tiempo tengo claro que el diseño es totalmente acertado, incluso con olas de 3 y 4 metros muy seguidas y fuertes vientos no hubo el más mínimo problema.

Al ser bastante estrecho de manga es más rápido de lo que cabría suponer para un barco de quilla corrida, y con vientos ligeros en seguida coge 2 ó 3 nudos, llegando a 5 ó 6 con facilidad si el viento acompaña.

Quizás el único inconveniente es que marcha atrás es difícil de maniobrar en puerto, por la forma del timón y la quilla, pero es cuestión de práctica para cogerle el truco, teniendo el bichero a mano y unas buenas defensas no tiene porque haber ningún problema; yo nunca tuve ningún percance maniobrando en sitios con espacio limitado.

Tardé más de un año en encontrar a Xebec porque había estudiado varios libros que explican como tiene que ser un barco para vivir y viajar en él de una forma adecuada, y claro... eso supuso que la mayoría no me servían, y al final tuve que ir a Inglaterra a comprarlo, pero mereció la pena, ahora me doy cuenta de que si hubiera comprado cualquier barco menos adecuado por conseguir hacerlo antes, hubiera metido la pata hasta el fondo, y a largo plazo probablemente hubiese fracasado estrepitosamente.

El anterior anuncio de Google Adsense usa cookies para personalizarlo y obtener datos que son usados por Google para diversos fines. Ver detalles

Autor: Nacho Vidal (el marinero, no el otro) - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto