Logo Las Cartas de la Vida
 
 Las Cartas de la VidaConsultas con NachoMobile version English  Português  
 

 
Consultas con Nacho: como empezó todo

Fue allá por el año 2004 que tomé la decisión de dejar atrás mi carrera profesional como administrador de sistemas Unix para dedicarme a echar las cartas de forma profesional, una decisión que a mucha gente de mi entorno le pareció una locura, pero para mi tenía sentido porque implicaba el hacer algo de forma independiente para intentar ayudar a otras personas.

El plan original consistió en usar mis habilidades informáticas para conseguir tener más visibilidad en Internet que otras empresas y personas con un enfoque más comercial y menos espiritual que el mío, y así de paso dar a conocer mi punto de vista sobre lo que es en realidad el tarot y la videncia.

Mi primer paso fue crear esta página, que empezó de cero en 2004, en 2008 ya contaba con unos 10.000 lectores mensuales, y en 2015 llegó a tener más de 2 millones de visitas; fue así que pude permitirme el lujo de hacer las consultas de tarot como yo entiendo que hay que hacerlas, incluso aunque mucha gente llegase a mi página buscando algo rápido y cobrado por minutos, de entre tanta gente siempre había quien se lo pensaba mejor y prefería una consulta más seria y tranquila para dentro de unos días.

Este detalle tecnológico puede parecer trivial, pero la realidad es que quien se dedica a echar las cartas por teléfono normalmente gasta mucho dinero al cabo del mes en publicidad, de tal forma que no puede permitirse el lujo de hacer algo diferente a lo que la mayoría de la gente le pide, cada persona que le llama le cuesta dinero, y en cambio yo, gracias a mis habilidades técnicas e informáticas, tuve siempre un buen flujo de clientes potenciales sin apenas gastar nada en publicidad.

Tanto es así que con el tiempo pude permitirme otro lujo más, que consistió en poder vivir en una infinidad de sitios diferentes teniendo un trabajo estable y bien pagado que podía llevar a donde quisiera, incluso durante muchos años tuve mi consultorio y oficina a bordo de un barco con el que recorrí varios paises y muchas islas, hasta que finalmente me establecí en Azores, donde llevo desde el año 2013.

Este es el despacho donde atendí consultas una temporada en Ponta Delgada, en la Clínica Yin Yang:

El consultorio de Nacho en Ponta Delgada

Así es que gracias a la libertad para hacer las cosas a mi manera, desde el principio decidí que no cobraría las consultas por tiempo para así poder atender a la gente adecuadamente, y que tampoco atendería consultas cortas donde inevitablemente no se puede llegar a la raíz de los problemas, eso junto a mi convicción de que hay que hacer las consultas tranquilamente y sin prisas me llevó a prescindir de teléfonos de tarificación adicional (tipo 806) y a atender todas las consultas mediante cita previa.

Todo esto unido a ser muy honesto con lo que se ve en las cartas hizo que mi éxito fuese limitado, ya que la realidad de este negocio es que la mayoría de personas llama a un tarotista de forma impulsiva en un momento de agobio esperando oír cosas felices para tranquilizarse... entonces, si les dices que primero tienen que pagar, luego esperar uno o dos días, y después en la consulta no se ve una historia de color de rosa, pues pueden sentirse decepcionadas.

Pero entiendo que para hacer las cosas bien tiene que ser así, porque cuando alguien se agobia por un problema, normalmente es porque es un problema serio, y es previsible que al mirarlo con las cartas no se vea que mañana ocurrirá un milagro, sino más bien que dado el presente y las tendencias de cara al futuro de ese problema, puede ser favorable intentar determinadas estrategias, evitar según que cosas, apostar por tener iniciativas decididas, o simplemente esperar y ver...

La realidad en lo que se refiere al futuro es que este en gran parte depende de lo que hacemos y decidimos en el presente, entonces la utilidad principal de las cartas es ayudarnos a entender mejor el presente para poder hacer las cosas lo mejor posible para que el futuro sea también lo mejor posible, aunque a veces ese "lo mejor posible" pueda no ser tan "bueno" como nos gustaría.

El caso es que los años han pasado y sigo atendiendo consultas, con pocos clientes pero muy satisfechos, en todo este tiempo hice varias mudanzas y terminé viviendo en las islas Azores, pero siempre fui llevando mi consultorio conmigo, que a parte de las barajas de cartas incluye también varias carpetas clasificadoras con todas las fichas de las consultas que atendí en el pasado:

Las carpetas con las fichas de mis clientes

Esto último es un detalle importante, ya que cuando alguien vuelve a hacer una consulta no me suelo acordar de lo que hablamos hace meses o años, y muchas veces es importante comparar como se vio un problema en las cartas en el pasado con como se ve ahora, por no hablar de cuando alguien me comenta lo que ocurrió meses después de una consulta o me piden algún tipo de aclaración a posteriori sobre lo que se vio.

Y obviamente atiendo todas las consultas, correos y llamadas personalmente, nunca he tenido ayudantes ni secretarias/os.

Así pues, si tienes interés en hacer una consulta lo mejor es que me escribas o me llames antes de hacer el pago para saber de antemano cuando podría atenderte, normalmente concretaríamos un día y una hora que a los dos nos viniese bien.

En caso de que tengas dudas sobre cómo plantear tu consulta de Tarot, o sobre si realmente te podría ayudar, puedes leer este artículo que escribí hace tiempo, donde intento explicar un poco para que puede servir el echar las cartas y para que no.

Y por supuesto, no hay problema en que me llames o me escribas sin compromiso para explicarme brevemente en que consistiría la consulta, de tal forma que pueda decirte antes de hacer el pago si realmente podría serte de ayuda o no, así como la forma en que plantearíamos la consulta y que podrías esperar sacar en limpio de ella.

Por último, para preguntas concretas sobre el procedimiento de hacer una consulta, puedes leer el apartado de "Preguntas frecuentes", donde hallarás respuesta a las dudas más habituales que suelen plantearme quienes quieren que les eche las cartas.

Autor: Ignacio Vidal (Nacho) - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto