Geoingeniería: ¿qué estamos respirando?

Escrito el 31/Marzo/2022 por

Debió ser allá por 2004 que escuché a alguien comentar por primera vez que quienes mandan andaban esparciendo productos químicos en la atmósfera con oscuros fines; no lo creí, ni entonces ni durante los siguientes 16 años, pero finalmente he tenido que rendirme a la evidencia de los hechos.

Alguna vez en el último año y medio ya lo comenté de pasada en algunos artículos, pero en vista de que es algo que crece con el tiempo, me decidí a crear un apartado sobre ello, más que nada para contribuir a dar visibilidad al problema, que pienso es la única manera de que se pueda llegar a solucionar: reconociéndolo y hablando de ello abiertamente.

El tema es que para quien tiene costumbre de mirar al cielo de vez en cuando es ya más que evidente.

Por ejemplo, este es el típico cielo con nubes que teníamos aquí en Azores hasta mediados de 2019:

2018: típico cielo con nubes antes de la era Covid en Santa María
2018: típico cielo con nubes antes de la era Covid en Santa María

Como se puede ver, el cielo era azul, el aire transparente, y las nubes bien definidas con formas más o menos redondeadas; cielos así eran habituales en el Atlántico entre los años 2011 y 2019, que fue cuando anduve por Madeira, Cabo Verde y Azores, se pueden ver las fotos de los anteriores enlaces para comprobarlo.

En mi caso coincide que estoy acostumbrado a mirar al cielo casi a diario porque entre 2008 y 2018 viví en un barco de vela, y tenía que estar al tanto de como iba a variar el tiempo, era fácil hacerlo con tal de ser observador y tener unos mínimos conocimientos de meteorología.

Y ahora, desde hace algo más de dos años, la mayor parte de las nubes tienen este aspecto deshilachado y parecen formadas por una especie de hilillos paralelos:

2021: típicas nubes en hilillos de la era Covid vistas desde la ventana de mi casa en Malbusca
2021: típicas nubes en hilillos de la era Covid vistas desde la ventana de mi casa en Malbusca

La cuestión es que aquí en Santa María donde están sacadas esa y todas las demás fotos de este artículo casi no vemos aviones en el cielo, quizás menos de 6 al día, y rara vez dejan estelas, lo que sea que forma esos hilillos no son aviones convencionales ni son visibles desde tierra, hay quien imagina que pudiera tratarse de algún tipo de vehículos aéreos no tripulados, algo así como unos globos aerostáticos que volasen por encima de la altura de los aviones comerciales.

Incluso si sólo se tratase de esas nubes "raras", hasta podría creer que son algo con una explicación natural, quizás una combinación de corrientes de aire en la atmósfera combinadas con una condensación de humedad que por lo que sea ocurre en determinadas zonas sí y en otras no... quien sabe, el mundo y la naturaleza son tan complejos que no hay porque pensar que todo lo raro que vemos es artificial.

El problema es que a menudo vemos como se forman nubes con formas de manchurrones en hilera de los que parecen caer unos chorretones alargados que siguen un patrón en líneas paralelas:

2022: nubes en forma de chorretones sobre Malbusca
2022: nubes en forma de chorretones sobre Malbusca

Y al cabo de unas horas esos chorretones se convierten en una especie de nieblina o "aire sucio" que tiene este aspecto:

2022: nieblina de la era Covid formándose a partir de nubes en forma de chorretones
2022: nieblina de la era Covid formándose a partir de nubes en forma de chorretones

Puede durar varios días, de hecho desde hace un par de años el 95% del tiempo está presente, y a menudo es tan denso como puede apreciarse en esta otra foto:

2022: nieblina de la era Covid
2022: nieblina de la era Covid

Las pocas veces que tenemos un día con el aire limpio y transparente, en pocas horas empiezan a aparecer los "chorretones" en el cielo y se vuelve a formar la nieblina.

Y no hay que olvidar que estamos hablando de una diminuta isla en medio del Atlántico poblada por menos de 5.000 personas, con lo cual la excusa de la contaminación industrial y el humo de los coches no cuela, hasta hace poco más de dos años teníamos un aire limpio y puro todo el año, y ahora ya no, ¿por qué?

Antes de 2020 era normal que hubiera nieblas en esta zona, pero eran totalmente diferentes como puede apreciarse en la siguiente foto de 2018, eran mucho más densas y definidas, húmedas, subiendo y bajando a lo largo del día, y generalmente coincidiendo con momentos de poco o nada de viento:

2018: típico banco de niebla natural antes de la era Covid
2018: típico banco de niebla natural antes de la era Covid

En cambio esas "nieblinas sucias" que hay ahora no sólo no son húmedas sino que te resecan la garganta al respirar, a menudo causan reacciones alérgicas, e incluso a veces generan una especie de llovizna muy fina que no llega a mojar el suelo.

Vamos, está claro que es algo que antes no ocurría, y así lo confirman todas las personas que conozco que llevan viviendo aquí toda la vida.

Y lo peor de todo es que dañan las plantas, los árboles y los cultivos, esta por ejemplo es una planta de romero que estaba exuberante y después de semanas de ser azotada por un viento totalmente errático del Nordeste combinado con esa neblina sucia quedó totalmente quemada y enferma, mientras que otras plantas de romero que estaban a resguardo de ese viento sobrevivieron mucho mejor:

2022: planta de romero enferma después de semanas de viento errático del Nordeste
2022: planta de romero enferma después de semanas de viento errático del Nordeste

Desde luego aquí nadie duda de que es algo que antes no ocurría y ahora sí, hasta no hace tanto la gente decía que sería "la naturaleza" o "el cambio climático", pero ahora ya no, sencillamente ponen cara seria y asienten reconociendo que no es normal.

Las autoridades, que tienen los medios técnicos para investigar que está pasando, sencillamente callan, ¿quizás porque sepan bien lo que ocurre?

Y entre la gente que se atreve a hablar del tema hay opiniones para todos los gustos, empezando por un simple "nos están envenenando", y siguiendo por todo tipo de teorías, desde que los oligarcas de Lisboa nos hayan vendido a los oligarcas de Nueva York como conejillos de indias, pasando por la "teoría salvacionista", que consiste en que echan eso en la atmósfera para "salvarnos" del cambio climático y el calentamiento global, pero no nos lo dicen para no preocuparnos, porque claro ya bastante tenemos con que "nos salven" de un virus terrorista e inmortal y de la amenaza rusa, todo al mismo tiempo.

Como quiera que sea, pienso que es bueno y necesario mirar al cielo a menudo y hablar con las personas de nuestro entorno de lo que vemos y la impresión que nos causa, antes era algo normal y cotidiano, ¿por qué dejó de serlo?

Lo que no está bien es ignorar los problemas y hacer como si no pasase nada cuando sí está pasando, la historia del Gueto de Varsovia que comentaba hace poco es un buen ejemplo de a lo que lleva esa dinámica.

 

Donar con PayPal

 


Añadir comentario

09/May/2022 luiz dice:

Pregunto a internet, cuantos aviones están en el aire en un dado instante, tirando CO2 y otros tantos "aditivos" en la atmósfera. Y ella me responde, de 7000 a 8000...

23/Apr/2022 Vicente dice:

Tened en cuenta lo siguiente: En el año uno de nuestra era, habitaban el planeta unos 200 millones de personas (Esa población la tiene hoy Nigeria). En 1900 (hace poco más de cien años) éramos sobre mil quinientos millones. Hace unos 50 años éramos unos tres mil millones, hoy en día somos cerca de ocho mil millones, el crecimiento de la población es exponencial. Además, los habitantes de hoy en día contaminan muchísimo si los comparamos con los de hace digamos unos 60 años. Resumiendo: si haces “pipi” en una piscina, casi no se nota, Si tú y tu pareja hacéis “pipi” en la piscina pues tampoco. Si celebras una fiesta e invitas a todos tus amigos y todos mean en la piscina ya no te puedes bañar. Somos demasiados contaminando en un planeta muy pequeño. Las Azores están lejos de los lugares continentes, pero no por eso se salvan de la contaminación. Las fábricas chinas contaminan la costa de California y están a más de 13.000 km. La atmosfera, el planeta es un sistema cerrado, los movimientos de los gases de la atmosfera con sus partículas contaminantes están girando sobre la superficie. Una partícula contaminante tarda una media de 15 días en llegar a Azores desde cualquier zona del continente. La consecuencia del consumo en un planeta pequeño y tan poblado, provoca una invasión de sustancias contaminantes y peligrosas en la atmósfera y los océanos. O decrecemos desde el punto de vista económico o tendremos que adaptarnos a un entorno contaminado, donde llevemos respiradores de aire limpio, al igual que hoy bebemos agua embotellada. Hace unos 50 años era impensable comprar agua embotellada, ahora se considera normal.

Nacho responde:

Gracias por tu commentario Vicente, pero el fenómeno que comento en Azores no se debe a la contaminación industrial "que tarda 15 días en llegar a Azores", es algo que sólo ocurre de 3 años a esta parte, y debido a los vientos predominantes en el Atlántico rara vez nos puede llegar la contaminación de Europa o EEUU, esto es porque a menudo lo que tenemos es un anticiclón, el de Azores, dando vueltas sobre nuestras cabezas, es decir, que el aire no circula uniformemente por todo el planeta "como si fuera una piscina", sino que hay amplias zonas donde está dando vueltas sobre si mismo.

En Azores estamos acostumbrados a mirar el cielo para predecir los cambios de tiempo, y esa "suciedad del aire" cae de arriba a abajo de una forma muy clara y visible.

12/Apr/2022 Daniela dice:

Hola Nacho! El tema del cielo y las nubes, es algo que siempre me ha interesado y siempre he observado y llevo años fotografiando el cielo con nubes, y..... sí, totalmente, he observado hace ya unos años el cielo muy sucio, primero en lo alto, desde el avión se empezaron a ver a 12 mil metros de altura nubes raras, sucias, como banco de niebla alargado y oscuro....que antes no se veían (este sí parece smog). Ya mas cerca en el tiempo, este último año, en Uruguay, he observado en el cielo, muchas veces, estelas de algo blanco que simula o pretende ser nube, que no lo es!!! que después se esparce formando cualquier cosa blanca, difusa. Típico de los llamados chaimstrales. Es muy muy poca la gente que se detiene a mirar el cielo.... entonces no lo ven, y si lo ven una vez, no piensan que sea raro o poco natural, porque no tienen punto de comparación. Me da tristeza y rabia ver esas estelas en el cielo, sin ir lejos, justo hoy, había un cielo limpito celeste y, zaz!, al ratito aparece la estela.... una o dos o tres. Como si no fuera permitido tener el cielo limpio. Y nadie dice nada..... como que a nadie le interesa. Ojalá algún día sepamos qué es lo que tiran y para qué!???

04/Apr/2022 gallego dice:

Cuando tus decisiones y circunstancias te llevan a vivir en una gran ciudad, apenas notas nada de lo que cuenta Nacho. Aquí se mezclan muchas cosas. Algunas de ellas pueden tener una explicación natural, como efecto Svensmark [1]. Efecto que ha sido silenciado debido a que desafía las tesis del cambio climático antropogénico, del que tan bien viven muchos. En el caso de otras, es probable que esté detrás la mano malintencionada de los poderosos. ¿Conspiranoicos? Puede. No obstante hay conspiranoicos mucho más cuerdos que los voceros de la verdad oficial. [2] [1] en.wikipedia.org/wiki/Henrik_Svensmark [2] El País: "El sol no tiene nada que ver con el cambio climático" (bit.ly/36P2dLl)

03/Apr/2022 Fito dice:

Hola Nacho, el resultado de tus observaciones, gracias a tu privilegiada ubicación y actividad es al menos PREOCUPANTE...

Nacho responde:

Sí, es todo muy preocupante, y no creas que publiqué este artículo a la ligera, hace año y medio que ando observando este tema en el cielo y documentándome sobre ello; realmente pienso que es algo muy serio que no se puede seguir ignorando.

02/Apr/2022 Analía dice:

Hola Nacho, todo esto es extremadamente preocupante. Había leído artículos sobre el tema en canales con noticias provenientes de distintos lugares, pero sobre todo de España...tus observaciones son bien detalladas e incluyen el efecto de esta especie de precipitación sobre las plantas. Tenemos que estar advertidos aunque en nuestro lugar [Argentina] no esté ocurriendo, ya que en cualquier momento pueden hacer lo que sea que estén haciendo, en cualquier lugar...hablar con la gente y que la conciencia acerca de todo esto vaya creciendo en la población. Me despido con un saludo afectuoso y el deseo permanente de que vayas sobrellevando las circunstancias de la mejor manera posible.

Nacho responde:

Gracias Analía, me alegro de que en Argentina no esté ocurriendo lo mismo; aquí al menos la gente está tomando conciencia del problema y ya nadie lo niega, se empieza a hablar de ello y entiendo que más pronto que tarde quienes mandan tendrán que empezar a dar explicaciones (que no se creerá nadie) y a dar marcha atrás.

01/Apr/2022 CLAUDE dice:

Buenas noches a todos: Al leer el artículo de Antonio he pensado lo mismo. Jamás he visto en Cataluña calima del tipo que hemos tenido varias veces este año. He estado de viaje dos semanas seguidas en Valencia, Alicante y Murcia y os aseguro que daba miedo. Todo esto es anormal; pero lo que tengo claro que no es cosa de la naturaleza. Saludos

01/Apr/2022 damian dice:

Buenas Tardes, Muchas Gracias. Un Saludo

01/Apr/2022 Antonio dice:

"se resume en que quienes mandan son unos canallas" Y cada día más canallas, les da igual que la gente sufra, pase hambre, se muera, que se destruya la naturaleza, el planeta, ... pasan totalmente, como si no fuese cosa de ellos, como si viviesen en otro planeta, se han convertido en unos sociópatas criminales.

01/Apr/2022 Gestas dice:

Temas como este son un eslabón más en la cadena de las opresiones a las que estamos sometidos. Decir que la biomasa y la atmósfera, con toda la humanidad incluida, es un laboratorio donde unos pocos niños caprichosos juegan a ser científicos, no es tan descabellado. Pienso que hay esfuerzos serios provenientes de la química ambiental y la climatología que buscan desarrollar modelos que expliquen la polución del aire basado en repartir sus fuentes tanto de origen natural como sintético, pero a la vez, por sofisticados que ellos sean no logran aclarar la relación entre los contaminantes y los factores que  influencian su conducta. Tengo más de dos décadas de venir leyendo trabajos científicos, pero también investigaciones alternativas, sobre los estudios climáticos y de polución realizados en Alaska. Para los conocedores, nombres como el del Laboratorio Aeromédico del Ártico (anexo científico dentro de una instalación militar), es sinónimo de experimentos bélicos hechos con el clima por parte del ejercito estadounidense. Pero ese no es el único complejo militar en Alaska desde el cual se llevan acabo experimentos climáticos con fines opacos, desde hace...setenta años. Indigna y produce impotencia saber que solo las actividades que se conducen desde Alaska, porque quién sabe en cuántos sitios más del planeta se llevan a cabo iniciativas similares, son un abuso más realizado por parte de los que establecen arbitrariamente lo permisible y lo prohibitivo. Nacho, esperar que el clima se estabilice en tu isla, o que lo haga en cualquier otro rincón de la tierra, es ilusorio, pero no por eso hay que resignarse a perder la inocencia con respecto al poder que cada uno tiene para encaminar las cosas hacia algo mejor de lo que tenemos. Por eso leerte alienta, porque cerrar los ojos a la realidad equivale a someterse a la disciplina del opresor. Un saludo.

Nacho responde:

Gracias por tu aportación Gestas, no conocía esa historia del laboratorio de Alaska, pero efectivamente el problema de fondo es que una banda de canallas se han apropiado de la atmósfera con todo lo que contiene (incluidos nosotros) y andan jugando a ser dioses.

Se mire como se mire es algo que no puede acabar bien.

01/Apr/2022 Enrique dice:

Estoy totalmente de acuerdo con tu apreciación , y no somos pocos los que estamos en la teoría de que “algo pasa en el cielo que antes no pasaba” Muchas gracias Nacho por tu tiempo , dedicación y curiosidad .Nos hacen falta personas como tu que nos estimulen . Deberías hacer PODCAST , creo que puedes aportar mucho mas de tus experiencias y estilo de vida a todos nosotros! Cuídate amigo!

Nacho responde:

Gracias por tu sugerencia Enrique, tomo nota de ello, quizás más adelante me anime con los podcast, ahora mismo es que ando muy liado con otras cosas.

Efectivamente cada vez más gente se está dando cuenta de que lo que pasa en el cielo no es normal, y cada vez más gente empieza a hablar de ello abiertamente, con un poco de suerte más pronto que tarde se alcanza una masa crítica de personas despiertas que obliga a cambiar de rumbo a quienes mandan.

Podemos tener muchas diferencias, pero todos tenemos en común que no queremos que nos envenenen.

01/Apr/2022 Antonio dice:

Hola, Nacho, ese tema es una conversación habitual con mi hermano, el único con el que puedo hablar de cosas de este tipo sin que me digan conspiranóico y cosas peores. Primero de todo, desde niño y gracias a mi padre y madre que son del campo, me enseñaron a mirar el cielo, las nubes, el viento, por qué sopla de un lado o de otro, qué efectos tiene, etc. y soy muy observador de la meteorología desde siempre. Además, vivo en un pueblo de Málaga donde el sol brilla casi todos los días del año, las nubes, cuando las hay, son definidas, como bien dices. Y el viento suele ser de levante, salvo algunos días esporádicos que sopla de poniente, pero son casi contados, y del norte menos todavía. Pero sin embargo desde el inicio de la pandemia empezaron a ocurrir "cosas raras". Primero estuvo con una neblina día tras día durante meses, no se veía el sol plenamente nunca. Era una pérdida de tiempo comentarlo con alguien porque sonreían seguramente pensando "este ha perdido un tornillo". Después empezó a clarear un poco más y había días de sol, pero no era como antes, no había esa luz tan especial de los pueblos malagueños, era siempre más apagada. Los días de neblina se sucedían hasta que algún día volvía a clarear de nuevo, pero poco. Si eso ya es raro, más raro me pareció que casi siempre el viento era de poniente, días y días, y semanas, y meses sin que apenas soplara viento de levante, que era el habitual el 90% de los días antes de la pandemia. Lo de los días de "calima" que hemos sufrido últimamente no lo he visto jamás (tengo 58 años), es cierto que todos los años hay siempre algún día de calima (el viento del sur que trae arena del Sáhara), pero nunca jamás como ha sido ahora, ni parecido de ninguna manera. Y por si fuese poco, a la semana volvió a ocurrir, cielos absolutamente rojos y una cantidad impresionante de arena/tierra lo cubría todo como en una película apocalíptica, y no exagero. La gente no se fija en esas cosas, si hablo de la neblina dicen "mejor, así hace menos calor. Si hablo de la dirección del viento ni siquiera dicen nada porque nunca se han fijado en esos "detalles", simplemente me miran con cara "qué dice este, será lo normal". Si hablo de la calima tan increiblemente anormal lo único que me dicen "he lavado el coche 2 veces y no se le quita, voy a tener que lavarlo otra vez". Ya he desistido de comentar nada con nadie, salvo con mi hermano. Pero que está ocurriendo algo raro desde 2020, de eso estoy seguro al 100% Lo mismo han hecho algunos experimentos raros y se les ha ido de las manos. Jamás nos enteraremos. Saludos.

Nacho responde:

Gracias por tu extenso comentario Antonio, es triste que haya gente que no quiera ni oír hablar del problema, en una ciudad se puede entender por la contaminación y la imposibilidad de ver el horizonte a larga distancia, pero en las zonas rurales lo natural sería que la gente viviese más en contacto con la naturaleza.

Yo sí pienso que antes o después lo que está ocurriendo saldrá a la luz, es algo cada vez más marcado y más obvio, llegará un punto en que no se pueda ignorar y no quede más remedio que hablar de ello.

Al final el problema es político, y se resume en que quienes mandan son unos canallas.

 

Nombre
Email (opcional)

7 + 2 ?

Las publicaciones nuevas requieren la aprobación del moderador.

Nacho, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos informático, desde 2004 vivo de una forma más coherente conmigo mismo, siendo esta web consecuencia directa de ello, la creé para promocionar mi consultorio y acabé hablando de todo tipo de cosas.

Nací en España hace 43 años, y hace mucho que no llevo una vida "normal", primero viví en un barco durante 10 años, luego en una remota aldea azoriana, y desde junio de 2022 ando recorriendo Argentina en busca de nuevos horizontes.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2022