Terapia de Realismo: efectiva y barata
Akane encadenada por su falta de realismo

La verdad es que nunca fue mi intención crear ningún tipo de terapia novedosa, cuando comencé a atender consultas allá por 2004 simplemente me marqué como objetivo intentar ayudar a otras personas mostrándoles la realidad de sus problemas mediante las cartas, era un proceso simple que ya llevaba haciendo muchos años para mí mismo con buenos resultados, y pensé que tenía sentido hacerlo también para otras personas.

Puede parecer algo simplón, porque no es ni cuántico, ni holístico, ni se recitan mantras en sánscrito o japonés... de hecho tengo amigos bien intencionados que me sugieren que debería de hacer "algo más" a parte de echar las cartas, por ejemplo Reiki, Hipnoterapia, regresiones, vidas pasadas, hechizos diversos, rituales de magia blanca... yo sé bien porque hago lo que hago y no otras cosas, pero eso es otra historia para contar en otro momento.

La cuestión es que a veces las cosas son más complejas de lo que parecen, por ejemplo, imaginemos una persona con problemas de obesidad, alguien dirá: "es porque come mucho, que coma menos"... pero claro, el comer más de lo necesario muchas veces es a causa de tener ansiedad, y a su vez la ansiedad puede tener que ver con problemas materiales y/o afectivos, y estos suelen estar relacionados con muchas otras cosas, por ejemplo las leyes laborales o el condicionamiento social que se recibe a través de los medios de comunicación y/o el propio entorno familiar, y estas leyes y condicionamientos tampoco surgieron de la nada.

Básicamente, vivimos en un mundo muy complicado donde no es nada raro que la vida nos desborde...

FM: Francesca Mancuso sintiéndose desbordada por la vida

...y lo que en mi opinión hay que hacer, es en primer lugar aceptar los hechos y la realidad como son, puede parecer trivial sentarse en el sofá y pensar en voz alta que "la vida me desborda", pero hay una diferencia abismal entre hacer eso, o sentarse en el mismo sofá dejándose hipnotizar por la televisión para no tener que llegar a esa simple, pero dura, conclusión.

Los mayores problemas que enfrentamos las personas muchas veces son como una cadena de bastantes eslabones donde para llegar a los últimos, a la raíz del problema, a menudo hay que bucear un poco, es decir, hacer un esfuerzo personal más o menos grande, pero al final, las cadenas por muy largas y pesadas que sean, nunca son infinitas, hay una causa última para cada problema y para cada situación dolorosa, es cuestión de llegar hasta el fondo de la situación y ver que se puede hacer, eso es lo que pretendo mostrar en este esquema:

Esquema que muestra el funcionamiento de la terapia de realismo

Supongo que ese esquema es más o menos obvio, en la vida es inevitable toparse con problemas, y básicamente se trata de usar la cabeza para resolverlos, es lo que la humanidad lleva haciendo desde que existe, para eso estamos dotados de inteligencia.

Un detalle importante que puede sorprender en el anterior esquema es que el "alivio, sosiego, tranquilidad y esperanza" salen de un conjunto de procesos que no son ni fáciles ni agradables, pero es un poco lo que ocurre cuando vamos al médico con un problema, siempre es mejor que nos diga que tenemos un simple catarro, pero incluso si nos dice que tenemos algo más grave, el hecho de disipar la duda y saber a que atenernos, comenzar un tratamiento o lo que sea... el hecho de ponernos manos a la obra y comenzar a hacer cosas en la dirección correcta, eso ya supone alivio y esperanza por si mismo.

Y también mucho tiene que ver con la fe, quien tiene fe está tranquilo en los momentos difíciles y no tiene miedo de mirar la realidad de frente; la fe es un gran tesoro, aunque la mayor parte de personas no lo entienda.

FM: Chica creyente protegida por el manto de su fe
Ilustración de Francesca Mancuso

Lo que ocurre es que de un tiempo hasta ahora, a parte de que la fe a menudo brilla por su ausencia, tengo la sensación de que se está perdiendo lo que yo llamo "el sentido de la Realidad", y el anterior esquema está siendo sustituido por algo parecido a esto:

Esquema que muestra los efectos de la falta de realismo

Realmente pienso que es un tema muy complejo, de hecho este artículo es sólo la quinta parte del que había escrito originariamente para acompañar esos esquemas, pero es que realmente me estaba quedando una especie de tesis doctoral sobre todas las cosas que nos generan confusión... y pienso que las pocas personas que lo fuesen a leer y entender iban a ser las que ya piensan más o menos lo mismo, por eso decidí recortarlo drásticamente.

La realidad es que vivimos tiempos complicados, simplemente el hecho de expresar ideas complejas por escrito ya no funciona como antes, mucha gente ha perdido capacidad de comprensión lectora, muchos otros no tienen suficiente nivel cultural para entender esta sociedad técnicamente tan compleja, y al margen de eso la mayoría de personas tiene demasiado poco tiempo para dedicarse a "leer filosofía", incluso el crear y publicar contenidos elaborados como esta web se convierte en un problema porque básicamente es una actividad que no es rentable, tanto si se hace en formato digital como en papel... no en vano escritores brillantes como José Antonio Fortea hace muchos años que publican gratuitamente sus libros en Internet porque al final es la forma más rápida y eficiente de conseguir llegar al mayor número de personas, aunque eso obviamente implica tener unas circunstancias personales y económicas que no son habituales.

Pero bueno, está claro que las cosas del alma son muy difíciles de medir, yo simplemente quería compartir esos dos esquemas con los lectores por si a alguien le puede servir para reflexionar y ver la realidad de una forma más completa, realmente pienso que los tiempos que vivimos son muy confusos, y algo tan simple como ser consciente de donde estamos cada uno y a donde es realista pretender ir, ya es en si mismo un logro importante, cuando en el fondo no es más que ser consciente de la realidad que nos rodea, algo que en el pasado era muy obvio e inmediato pero que en los últimos años ha dejado de serlo... las causas de ello realmente dan para escribir mucho, así que mejor lo dejo para otro artículo ;-)

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018