Terapia de Realismo - guetos del siglo XXI

Escrito el 16/Marzo/2022 por

Mucho me temo que con tantas "crisis televisadas" y "catástrofes inminentes" nos está pasando lo que se suele decir de que "los árboles no nos dejan ver el bosque", y aunque ese "bosque" en este caso no sea precisamente idílico, creo que es necesario mirarlo desde la distancia para entender hacia donde estamos caminando e intentar modificar nuestro rumbo individual mientras podamos.

Con esa intención se me ocurrió traducir y comentar algunos fragmentos de la introducción al libro "Ningún Peligro Inmediato" de Rosalie Bertell, monja católica, epidemióloga y activista medioambiental, que hace décadas predijo mucho de lo que está pasando ahora.

El último libro de Rosalie Bertell se titulaba "Planeta Tierra: la última arma de guerra",<br>sugiriendo que el clima y el colapso de la biosfera serían usados como arma contra nosotros.
El último libro de Rosalie Bertell se titulaba "Planeta Tierra: la última arma de guerra",
sugiriendo que el clima y el colapso de la biosfera serían usados como arma contra nosotros.

En concreto, en el anterior texto explica como funcionaba en esencia el Gueto de Varsovia, para a continuación trazar un paralelismo con las crisis que atravesó Perú durante los años 70 del siglo pasado, en el sentido de que no fueron sino un intento por parte del Poder Financiero Global para convertir el país en algo parecido a un gueto, y por último extrapola esto a la posibilidad — muy real — de convertir el planeta en un conjunto de "países-guetos".

Pero lo mejor es ir viendo pequeños fragmentos de ese texto y sus sorprendentes paralelismos con lo que llevamos experimentando varios años.

La historia comienza así:

Los Pueblos Judío y Polaco a quienes los nazis querían exterminar fueron cuidadosamente engañados para que cooperasen en su propia destrucción, al menos hasta que fuese demasiado tarde para que hicieran algo por salvarse.

Verano de 1941: judíos de compras y paseando por el gueto cuando su exterminio ya estaba en marcha.
Verano de 1941: judíos de compras y paseando por el gueto cuando su exterminio ya estaba en marcha.

Es algo muy lógico, unos pocos no pueden exterminar y destruir a unos muchos si no es con la colaboración de la mayor parte de sus víctimas, al menos hasta que se les lleve a una situación tan precaria donde ya poco a nada puedan hacer por salvarse.

Fueron forzados a vivir en guetos, a los que primero se les llamó "barrios judíos", y más tarde "zonas de epidemia" [...], les dijeron que era para protegerles [...], después cercaron los guetos con alambre de espino [primero, y muros de 4 metros después], impusieron toques de queda "para protegerles", y gradualmente les expulsaron de muchos tipos de trabajos.

Es un hecho innegable que en los dos años que dura ya la Crisis del Covid millones de personas que no tragan con ello han sido expulsadas de trabajos claves en todo el mundo, empezando por la Sanidad Estatal, la Educación, las Fuerzas de Seguridad y la Administración Pública entre otros, creando una situación de facto en que las personas con un mínimo de inteligencia, dignidad, espíritu crítico y valentía se ven vetadas de esos trabajos.

No es un tema baladí, ya que ahora cualquier persona que tenga que tratar con la policía, con un médico o llevar a sus hijos a la escuela, se encuentra con que las personas que ahí trabajan han sido seleccionadas en base a unos criterios ideológicos y psicológicos muy específicos: que acepten no ser dueños de su cuerpo ni su salud y acaten cualquier tipo de orden por muy absurda y dañina que pueda ser, tanto para ellos mismos como para las personas que les rodean.

A eso se le suma la repentina inflación de los precios, que hace que muchos de esos trabajadores que pasaron a depender de sus ahorros y su patrimonio se estén empobreciendo a pasos agigantados, mientras que quienes se apropiaron de sus trabajos probablemente conserven mejor su poder adquisitivo y calidad de vida a la larga.

Su habilidad para resistir fue sistemáticamente reducida mediante el racionamiento de la comida y el deterioro de las condiciones de vida.

Mercado de comida en el gueto de Varsovia (1941)
Mercado de comida en el gueto de Varsovia (1941)

Claro, si consigues que tu enemigo cada vez coma menos y peor, cada vez será más débil y más fácilmente manejable.

Qué casualidad que últimamente la comida esté subiendo tanto de precio y empiecen a escasear según que géneros alimenticios, me gustaría pensar que es algo puntual y casual, y que en breve la comida bajará de precio y aumentará en cantidad y calidad, pero de momento no es eso lo que está ocurriendo.

Eventualmente la tuberculosis y otras enfermedades infecciosas alcanzaron proporciones epidémicas [], justificando aún más su confinamiento en guetos.

Habrá quien me tachará de "paranoico", pero es que eso de primero confinar a la gente en guetos "para protegerles", luego debilitarles mediante comida mala y escasa, y a continuación confinarles todavía más porque su salud, a la que se pretende proteger, es cada vez peor, me resulta todo demasiado familiar.

Y justo cuando ya el discurso de proteger nuestra salud se había hecho insostenible, ¡zas! ¡guerra en Ucrania!, ¿y por qué no ocurrió esa guerra antes? llevaban desde 2014 con movidas en Ucrania, desde el golpe de estado y la anexión de Crimea, ¿por qué justo la guerra estalla en febrero de 2022, ni antes ni después? ¿pura casualidad?

El gueto se convirtió en un enclave autogobernado [...], recayendo el poder político en líderes judíos, pero los nazis mantuvieron el control de la Sanidad, el alojamiento, el suministro de comida y la educación, así como las comunicaciones dentro y fuera del gueto.

Aquí ya los paralelismos son más que evidentes, efectivamente en cada país ostentan el poder político nacionales de aquel país, pero la Sanidad es prácticamente idéntica en cualquier país, mismos protocolos, mismos medicamentos y poco o ningún espacio para la divergencia de opiniones por parte de los profesionales sanitarios.

El suministro de comida está en su mayor parte en manos de unas pocas multinacionales propiedad de un puñado de bancos, que son los dueños también de los medios de transporte y las fábricas de fertilizantes y maquinaria agrícola... nunca algo tan importante como el suministro de alimentos estuvo tan concentrado en tan pocas manos.

Con la educación pasa tres cuartas partes de lo mismo, en esencia es la misma en todos lados, e incluso lo poco que puede haber de "Educación Alternativa" es claramente insuficiente teniendo en cuenta el entorno en el que viven los niños y jóvenes, y el futuro más que previsible al que tendrán que hacer frente: no aprenden lo que necesitan, y en cambio les castran psicológicamente haciéndoles incapaces de enfrentar la realidad que les rodea.

En cuando a las comunicaciones, nunca han estado tan controladas y en tan pocas manos, dejando de lado las plataformas propietarias tipo Whatsapp y Telegram (100% controladas por quienes mandan), lo poco que queda de estándares públicos como el correo electrónico está en su mayor parte en manos de los mismos, y la censura y sabotaje hacia quienes tenemos servidores de correo propios no deja de crecer.

Lo único que se salva de la anterior lista es el alojamiento, que de momento sigue siendo libre mientras puedas pagarlo, pero no me extrañaría que esté cerca el día en que tengas que justificar por qué vives en un sitio y no en otro, y puedan obligarte a vivir donde no quieras; con las leyes de "Emergencia Nacional" que se han aprobado en España estos últimos años esa situación queda cada vez más cerca.

La energía de los judíos dentro del gueto se gastaba compitiendo por trabajos precarios, para conseguir vivienda, y luchando contra sus propios líderes judíos. Al hacerse la comida y los trabajos cada vez más escasos concentraron sus esfuerzos en sobrevivir dentro de un sistema cada vez más opresivo.

Mercado de calle en el gueto de Varsovia (verano de 1941)
Mercado de calle en el gueto de Varsovia (verano de 1941)

"Competir por trabajos cada vez más escasos y precarios para pagar una vivienda cada vez más cara", creo que a cualquiera que haya vivido la realidad social y económica de España en las últimas décadas esa frase le sonará bastante familiar, y lo peor no es eso, sino que probablemente le suene familiar a casi cualquier persona del planeta.

Todos/as [...] jugaron un papel en el proceso de su propio exterminio. Aunque sus acciones les llevaron a la muerte, también compraron unos días más de vida, por muy precaria que esta fuese, para cada habitante del gueto.

La gente sonreía dentro del gueto y muchos pretendían que todo era normal,<br>cuando les llevaban a los campos de exterminio les decían que estaban "reasentándoles" y se lo creían.
La gente sonreía dentro del gueto y muchos pretendían que todo era normal,
cuando les llevaban a los campos de exterminio les decían que estaban "reasentándoles" y se lo creían.

Claro, preferían aguantar una situación cada vez más opresiva, porque revelarse contra ella era más difícil que seguir tragando un día más, y así fue pasando el tiempo mientras su situación se hacía cada vez más precaria y las posibilidades de rebelarse con éxito cada vez más escasas.

La inmensa mayoría de la gente se resignó silenciosamente a cooperar, y pretendían que todo era normal. Parecía que lo que procedía era esperar a que todo pasase y sobrevivir mientras tanto. Cualquiera que intentase hacer sonar la alarma era tratado con estupor e incredulidad.

Esta última frase se podría aplicar tal cual a estos últimos dos años, al menos así lo siento yo.

La historia del Gueto de Varsovia acabó en 1943, cuando después de 2 años largos la gente se dio cuenta en masa de que eran víctimas de un plan de exterminio sistemático por parte de los nazis, se organizaron para luchar contra estos y fueron masacrados dramáticamente:

Para aplastar el levantamiento del Gueto de Varsovia los nazis quemaron edificios [llenos de gente], inundaron y dinamitaron alcantarillas [usadas como búnkeres], y fusilaron [decenas de miles de] mujeres, niños y ancianos.

1943: así quedó el Gueto de Varsovia después de la rebelión judía.
1943: así quedó el Gueto de Varsovia después de la rebelión judía.

La moraleja de la historia es que cuanto más se tarda en reaccionar y tomar medidas al respecto en una situación así peor pueden ir las cosas, en el caso del Gueto de Varsovia se calcula que de 500.000 judíos lograron sobrevivir entre un 2% y un 4%, la mayoría escondiéndose sin tener estatus legal o usando documentación falsa, es decir, o sin papeles o con papeles falsos.

Me gustaría equivocarme, pero mucho me temo que lo que está ocurriendo hoy en día es algo similar pero a nivel planetario, y donde las víctimas potenciales no son los judíos, sino cualquier persona con un mínimo de inteligencia, dignidad y coherencia que se niega a someterse al Mal.

Cada cual tendrá su opinión al respecto, pero pienso que, según están las cosas, conviene pararse unos minutos a pensar si lo que hacemos en el día a día está contribuyendo a nuestro bienestar y al de nuestros seres queridos, o más bien a nuestro exterminio colectivo a medio plazo.

Es con nuestras acciones y decisiones que vamos forjando nuestro destino día tras día.

 

Donar con PayPal

 


Añadir comentario

25/Mar/2022 Analìa dice:

Hola Nacho, una vez más te agradezco tus reflexiones, coincido bastante con ellas...la verdad es que vamos viviendo el día a día, que es bastante exigente, tratando de no permitir que se nos distorsione la perspectiva... también levantando el ánimo de aquellos que decaen...enfin, sigo creyendo que lograremos frustrar los objetivos más siniestros de los que nos están hostigando...al menos, si no, habremos hecho lo que pudimos! Y disculpas por mi elemental filosofía del " rincón de las hornallas"! Mi afectuoso saludo de siempre y mis deseos de que estés muy bien.

Nacho responde:

Gracias por tu comentario Analía, efectivamente hacemos lo que podemos, y lo que no podemos no lo hacemos, no es una filosofía "elemental", es como son las cosas.

Un abrazo y mucha suerte!

19/Mar/2022 CLAUDE dice:

Buenas noches Nacho: Gracias por compartir esas reflexiones tan certeras. La verdad es que todo lo que está pasando no es baladí y está muy bien organizado. Ni el plandemia ni la guerra de Ucrania 24 h al día en los mass media son casualidad. Todo está orquestado. El problema es que poco o nada podemos hacer. Confio que la Luz gane a la Oscuridad y las personas de buen corazón con la ayuda de los de arriba ganemos la batalla :) Un abrazo y buen fin de semana.

Nacho responde:

Es verdad que la situación nos desborda y nos queda grande, pero aún así lo poco que podamos hacer tenemos que hacerlo, aunque sólo sea para estar mejor preparados para lo que pueda venir.

El enemigo lo tiene todo muy bien organizado pero está condenado al fracaso, es víctima de si mismo y no puede evitarlo, acabará cayendo antes o después, la cuestión es resistir hasta entonces con salud física y mental.

19/Mar/2022 ópalo dice:

Los humanos nos cuidamos entre nosotros y nosotras, cuidar nuestra salud y saber que tu vecino tu vecina es tu hermano, es tu hermana. y que todo tiene un orden natural a favor del equilibrio o la extinción. y somos muchos más quienes queremos el equilibrio, por nuestras familias, por nuestros hijas/os, por el planeta inclusive. Las personas tienen mas acceso a el poder de la mente que antes. no hay mal que dure 100 años. Hay revancha. Hay héroe y heroína. Saludos Nacho, muchas gracias.

18/Mar/2022 Gestas dice:

Por favor, eso sería muy amable de tu parte. Y si no es un abuso recuerdo que en un boletín anterior le ofreciste a uno de tus lectores una copia del libro Dimensiones, de Jacques Vallée; en esa ocasión olvidé hacerte la petición también; así que te la hago hoy. Muchas gracias.

Nacho responde:

Te acabo de enviar un correo con los libros, si no lo recibes dímelo, porque veo que tu email es de Microsoft y hace ya unas semanas que rechazan mis correos o los hacen desaparecer.

18/Mar/2022 damian dice:

Buenos días, Muchas Gracias. Un Saludo.

17/Mar/2022 Alicia dice:

Apocalíptico tu mensaje de hoy. Aturde y se necesita un tiempo para procesarlo, no porque suene a "nuevo" sino precisamente porque "suena demasiado" al día a día que estamos viviendo. Ahora mismo sólo se me ocurre plantear la pregunta que me vengo haciendo desde hace bastante tiempo ¿y que podemos hacer cuando la marea humana va en sentido contrario al que la razón te dice que hay que ir? Todo el mundo corre como pollos sin cabeza o peor aun, deambulan como entes no pensantes y agresivos ante el mas mínimo atisbo de "ideologías" contrarias al vocero televisivo. Dios nos ampare.

Nacho responde:

Soy consciente de que es un artículo apocalíptico, y ojalá me equivoque y no pase nada de eso, pero realmente pienso que es lo que está ocurriendo y siento que tengo un deber moral de compartir esta opinión por si pudiera ayudar a otras personas a reaccionar antes de que sea tarde.

De momento el boletín con el enlace no le ha llegado ni al 25% de los subscriptores, señal de que no voy muy desencaminado, también cada vez me hacen desaparecer más correos que envío, en especial a usuarios de Hotmail; las cosas pintan muy mal se mire por donde se mire.

Lo que hay que hacer es prepararse para lo peor con los medios que tengamos y las personas de nuestro entorno que estén minimamente despiertas, mi cálculo es que decreterán una especie de Estado de Excepción o Ley Marcial antes de fin de año, y para entonces conviene estar lo mejor "atrincherados" que podamos, quienes mandan están acorralados por sus propias contradicciones y son muy peligrosos, caerán haciendo todo el mal que puedan, pero caerán, y tenemos que sobrevivir hasta entonces para poder construir un mundo nuevo y mucho mejor que el actual.

17/Mar/2022 Gestas dice:

Estimado Nacho, Jamás había escuchado el nombre de R. Bertell, pero al visitar su página en wikipedia miro que se interesó académica, divulgativa y activamente en el tema de la reserva genética y sus amenazas. Ese es un tópico inmenso y, literalmente, visionario. Su labor semeja a la de una verdadera humanista transversal. De esos han habido pocos. Algo que me aturde del actual devenir del mundo es la sobreabundancia de libros de 800 hojas, sobre política y éste o aquel tema relacionado con ella, pero sin pasar de ser mera racionalidad discursiva, o sea, con una nula intención de encausar un activismo consensual e intersubjetivo. Son libros, al fin de cuentas, eruditos pero cínicos. Saliéndome un poco del tema que planteás con crudeza, pero también a propósito de los peligros latentes que tratas de resaltar a partir de los hechos del pasado y del presente y sus similitudes respectivas, me viene a la mente una novela de Philip Dick, 'The Man in the High Castle.' Esta novela de ciencia ficción, aunque en el caso de Dick deberían llamarla de ciencia realidad, retrata la inevitabilidad de los resultados, independientemente de los actores, cuando su meta es alcanzar y detentar el poder político y económico. No quiero sonar grandilocuente, pero ese libro de Dick refleja tan pero tan bien el mundo de hoy (solo que en su narración fueron los nazis y los japoneses los vencedores en la segunda guerra mundial), que me persuade el argumento de que son los mismos arquetipos inferiores los que gobiernan el prurito por conquistar el poder, al margen de la genética del conquistador opresor. El giro de tuerca en la historia lo da la el aparecimiento del I Ching como medio de orientación usado por sus petsonajes. La moraleja es que los aspectos espirituales están ahí y pueden jugar a favor de uno, siempre que se tenga presente que nuestro transito a tavés de la experiencia terrenal tiene un precedente y un consecuente. Saludos.

Nacho responde:

Gracias por tu comentario Gestas, no conocía ese libro de Philip Dick, le echaré un vistazo cuando tenga tiempo.

Sobre Rosalie Bertell, es una autora que merece la pena leer, yo puedo pasarte su libro "No Inmediate Danger?", el de "Planeta Tierra: la última arma de guerra" lo he comprado en papel pero todavía no me ha llegado, pienso que debe ser muy interesante, porque lo escribió allá por el año 2000, y en 2005 ella misma dijo en una entrevista que lo de envenenarnos desde el aire era una realidad que llegaría antes o después, en aquellos años andaba metida en la ONU y me da la impresión que debió de enterarse de algunos planes de lo que ahora está ocurriendo.

 

Nombre
Email (opcional)

2 + 4 ?

Las publicaciones nuevas requieren la aprobación del moderador.

Nacho, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos informático, desde 2004 vivo de una forma más coherente conmigo mismo, siendo esta web consecuencia directa de ello, la creé para promocionar mi consultorio y acabé hablando de todo tipo de cosas.

Nací en España hace 43 años, y hace mucho que no llevo una vida "normal", primero viví en un barco durante 10 años, luego en una remota aldea azoriana, y desde junio de 2022 ando recorriendo Argentina en busca de nuevos horizontes.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2022