Logo Las Cartas de la Vida
 
 LasCartasDeLaVida.comDiario de un viajeLos comienzosMobile version
 

La historia de esta web desde su peculiar comienzo en 2004

A parte de libros relacionados con la naútica también leo muchas otras cosas interesantes ;-)

En los ratos libres a bordo de Xebec fui haciendo estos programas de Astrología China que con los años se han hecho muy populares

Mi primera web, anterior incluso a lascartasdelavida.com

Si... además de navegar y programar también sé echar las cartas

La opción más efectiva para librarte de vecinos de pantalán molestos

 
Los comienzos: De como surgió la idea de irme a vivir a un barco

La idea de irme a vivir a un barco surgió a principios del 2002, llevaba ya varios años trabajando en Madrid como ingeniero informático, y realmente a nivel económico me iba bastante bien, pero en lo que a la parte anímica y espiritual de la vida se refiere cada vez estaba más a disgusto. Saltaba a la vista que aquello de la Gran Ciudad no era para mi.

Esta foto es de cuando trabajaba en un banco en el centro de Madrid, yo soy el de la camisa verde, en teoría tenía que ir todos los días con traje y corbata como mis compañeros del departamento de informática (a mi izquierda)... pero en la práctica iba más bien como mis otros compañeros del departamento de mantenimiento y seguridad (a mi derecha).

con mis compañeros de trabajo en Societe Generale Sucursal de España

Saltaba a la vista que no encajaba...

De todas formas, he de decir que en este banco en concreto tuvieron mucha paciencia y tolerancia conmigo, y aunque me saltase las reglas del vestir a la torera todo el mundo me trataba con amabilidad y respeto, y sabían apreciar el trabajo que hacía a nivel técnico; además me sirvió para aprender muchas cosas a nivel humano y de la vida en general, recuerdo que uno de los banqueros más veteranos me dijo en una ocasión que hacía bien en vivir y vestir a mi manera, cambiando de empresa cada pocos meses, ya que según su experiencia al cabo de los años es la gente con un culo inquieto los que al final llegan lejos en la vida, mientras que los que se conforman y se aferran a lo primero que encuentran no suelen llegar muy lejos.

Ahora, diez años después, me doy cuenta que tenía bastante razón aquel paisano.

Pero bueno, vale más volver a lo del barco, porque como empiece a hablar de mis batallitas en Madrid no acabo nunca XDD.

El caso es que allá por agosto del año 2001 estaba yo pensando en que tenía que dar un giro decisivo a mi vida, que no podía ser eso de seguir trabajando en Madrid a cambio de tener un plato de comida (más bien mala) y un piso (más bien insalubre) con una hipoteca de usura desmedida o un alquiler disparatado (a gusto del consumidor, ¡viva la libertad de la democracia hormigonera!).

Entonces mi idea era buscar un trabajo de lo mío (administrador de servidores Unix) en un sitio que me resultase más "grato", estaba barajando la idea de ir a Barcelona o incluso a Japón, de hecho hice unas cuantas entrevistas de trabajo en Barcelona (lo de Japón al final no lo vi claro), pero como la mayor parte de mis compañer@s de gremio también estaban intentando huir de Madrid, pues era difícil encontrar en Barcelona un trabajo como los que tenía en Madrid. Vamos, que era algo que llevaba tiempo, y yo lo quería YA!

Esta foto está tomada en el verano del 2001 en Barcelona (yo soy el tercero por la izquierda), en aquella época iba muy a menudo a Cataluña y tenía muy buenos amigos ahí, en gran parte por eso quería marchar para allá, me daba la sensación de ser un sitio donde se respiraba mejor.

Mi primer viaje a Asturias, en el mirador del Fito

Y en eso estaba yo el 11 de septiembre de 2001, cuando unos descerebrados asesinaron de un plumazo a más de 3000 personas inocentes, pocas horas después de los atentados pasaba yo por la puerta del Sol de Madrid, donde habían montado un televisor gigante y estaban retransmitiendo el discurso de George Bush, y mientras le escuchaba pensé para mi: "si las cosas ya están así de mal, realmente tengo poco que perder haga lo que haga", así que decidí que me iría de Madrid con o sin trabajo.

Y así fue todo mucho más fácil, primero hice un viaje por toda Andalucía y luego otro por toda la Cornisa Cantábrica, y finalmente Andalucía lo descarté porque hacía demasiado calor en verano. En cuanto a la cornisa cantábrica, me decidí por Candás (Asturias), que era (y sigue siendo) un pueblo muy agradable y pintoresco.

Aquí estamos mi madre (nunca le estaré lo bastante agradecido por su incondicional apoyo en todos los proyectos que he emprendido en mi vida) y yo en el primer viaje a Asturias, en el mirador del Fito, después todavía haría por lo menos una docena de otros viajes hasta que conseguí encontrar un piso de alquiler adecuado.

Mi primer viaje a Asturias, en el mirador del Fito

Fue en uno de estos viajes por Asturias donde se me ocurrió la idea de alquilar un barco en vez de un piso para vivir en él... y claro, al ponerme a investigar la jugada descubrí que por lo que cuesta un piso de alquiler un mes apenas podía alquilar un barco un día y una noche! o_O

Así que al final alquilé un bonito piso en Candás, pero seguí investigando el tema del barco, busqué información en Internet, leí la mayor parte de libros editados en España sobre el tema, y una buena parte de los editados en Inglaterra o Estados Unidos, así como un sin fin de testimonios personales en Internet... y la conclusión fue que era perfectamente posible comprar un buen barco de vela de segunda mano para vivir en él, incluso por relativamente poco dinero, entre 15000 y 30000 euros, pero de alguna forma no acabé de verlo claro... no sabía nada de barcos, ni sabía trabajar con ninguna herramienta que no fuera un ordenador, no había navegado en mi vida, y además tenía muchas ganas de conocer a fondo Asturias y l@s asturian@s.

Lo que hice en cambio fue apuntarme a un curso de Vela Crucero en Gijón (en el verano del 2002), este fue el primer barco de vela en el que navegué, recuerdo que me hizo mucha ilusión! ^_^

El Pelufo segundo, el primer barco de vela en el que navegué

Y ahí quedó la cosa, seguí leyendo libros sobre el tema de vivir en un barco viajando por el mundo, casi todos los meses compraba alguna revista de naútica, miraba los anuncios de segunda mano de barcos de vela... pero realmente era sólo por soñar despierto, era una forma divertida de pasar el rato, y no me lo tomé demasiado en serio.

De vez en cuando le hablaba de esto a alguien, pero la conversación no pasaba de ahí, había quien lo veía como un disparate y quien lo veía como algo muy romántico, pero en la práctica todo el mundo lo veía como algo con lo que soñar, no algo para hacer de verdad.

Hasta que un buen día...

El anterior anuncio de Google Adsense usa cookies para personalizarlo y obtener datos que son usados por Google para diversos fines. Ver detalles

Autor: Ignacio Vidal (Nacho) (el marinero, no el otro) - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto