Los comienzos (2008) - La decisión
Lo creas o no, la parte más difícil de conseguir vivir y viajar en un barco es tomar la decisión de hacerlo de verdad.
George Buehler

... Hasta que un buen día, hablando con la que hoy es mi mejor amiga, Elena, me dijo que realmente no le parecía tan complicado, literalmente: "No es como querer ir a la Luna", y que era cuestión de planteárselo en serio y ponerse manos a la obra.

Y realmente, por muchas vueltas que le daba me di cuenta de que era así, y me puse manos a la obra... eso fue en agosto de 2006, y un año y medio más tarde compré el barco.

En ese año y medio hice muchas cosas... Por una parte intenté encontrar gente con la que salir a navegar, y resultó ser bastante fácil, normalmente en los puertos deportivos hay mucha gente que tiene barcos y no le es fácil encontrar con quien navegar por la dificultad de tener que compaginar los horarios de trabajo de cada persona, con la situación meteorológica y los diversos compromisos sociales de cada cual. Así que a base de moverme aquí y allá conseguí navegar por lo menos un par de veces al mes en algún barco de vela.

En esta foto estamos Elena y yo en un barco de un amigo nuestro, detrás de nosotros se ve el promontorio de Cimadevilla con la escultura llamada oficialmente "Elogio del horizonte", y popularmente "El cagadero de King Kong".

Elena y yo navegando en el Anaga

A parte de servirme para coger experiencia navegando, el navegar en varios barcos de vela me sirvió para conocer mucha gente del mundillo y aprender muchas cosas, es como que con cada persona y barco que conoces aprendes cosas nuevas, y al final todo suma... en esto de La Mar nunca sabes demasiado ni conoces demasiada gente, todo lo que se haga, se sepa o se tenga es poco.

También me dediqué a visitar regularmente la zona de transeúntes del puerto de Gijón, aquí llegan todos los años cientos de barcos extranjeros, muchos vienen o van a cruzar el Atlántico, y en general casi todo el mundo habla inglés y está deseando charlar y aconsejarte sobre la idea de irte a vivir a un barco, muchos de ellos/as llevan años viviendo y viajando en un barco y te pueden dar información muy valiosa a muchos niveles. También es muy corriente que les puedas ayudar, quizás simplemente indicándoles donde comprar esto o aquello en tu ciudad, parece una bobada, pero cuando llegas nuevo a un sitio el simple hecho de saber donde comprar buenas herramientas, o algo tan simple como alcohol de quemar para cocinas, puede convertirse en un problema si no encuentras a alguien del lugar que te oriente un poco.

Por otro lado me puse a preparar el PER (algo así como el carnet de conducir barcos) por mi cuenta, fue bastante fácil y útil, aprobé el examen teórico a la primera y después hice las prácticas (3 de navegación a motor y 4 a vela si mal no recuerdo), en esta foto salía a hacer una de esas prácticas, yo soy el que va de amarillo:

Haciendo las prácticas del PER en Gijón

Lo del PER pienso que es muy recomendable, incluso aunque no hubiera obligación de tenerlo como ocurre en Inglaterra y otros países del entorno europeo, yo lo sacaría igual, básicamente porque aprendes las cosas fundamentales e imprescindibles para navegar con un mínimo de seguridad, pienso que hay pocas cosas superfluas en el temario del PER, casi todo tiene una utilidad e importancia clara y evidente a la hora de navegar.

A raíz de lo del PER me apunté a un club de vela, en el que por una cuota de unos 80 euros anuales podías salir a navegar gratis 1 ó 2 días al mes, estuvo muy bien, porque me dio mucha experiencia y me ayudó a conocer mucha gente del mundillo.

Así pues, una vez que tuve el PER (en la primavera del 2007) y ya había navegado unas cuantas millas en varios barcos de vela, pues me sentía preparado para tener mi propio barco, y me puse manos a la obra, el primer paso fue hacer números seriamente para ver de cuanto dinero podía disponer.

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018