Logo Las Cartas de la Vida
 
 LasCartasDeLaVida.comDiario de un viaje → La web de Xebec y NachoMobile version
 

La historia de esta web desde su peculiar comienzo en 2004

A parte de libros relacionados con la naútica también leo muchas otras cosas interesantes ;-)

En los ratos libres a bordo de Xebec fui haciendo estos programas de Astrología China que con los años se han hecho muy populares

Mi primera web, anterior incluso a lascartasdelavida.com

Si... además de navegar y programar también sé echar las cartas

La opción más efectiva para librarte de vecinos de pantalán molestos

 
Hasta la próxima Isla Brava!

Escrito el 12/Diciembre/2012 por

"Cualquier intento de combinar un vuelo internacioal con otro medio de transporte para llegar o marchar de la isla Brava es muy probable que acabe en problemas" ...así reza la guía que tengo de Cabo Verde, y una vez más estaba en lo cierto, yo había planeado quedarme ahí hasta mediados de enero o febrero por lo menos, y organicé un viaje para que mi madre viniese a pasar las Navidades conmigo a la isla Brava... y al final tuve que marchar precipitadamente con el barco para recogerla en el aeropuerto de Santiago, todo por que atrasaron 4 horas la llegada de su vuelo y ya hacía imposible coger el barco para Brava o incluso un avión para Fogo.

Aquí estoy volviendo de Furna después de hacer los trámites para la partida en la capitanía marítima, es un viajecito de varias horas (hasta Faja de Agua, contando las esperas), pero se hace muy ameno porque siempre se va en camionetas abiertas, algo que en teoría está prohibido y en la mayor parte de Cabo Verde no se ve.

Ahora el paisaje ya está seco, la vida y el esplendor de cuando llegué se han ocultado hasta el próximo otoño...

viendo Cabo Verde desde el remolque de un pick-up

La verdad es que lamenté tener que irme de la isla Brava antes de tiempo, los dos meses que estuve ahí dieron para mucho, conocí mucha gente, hice algunas buenas amistades y de alguna forma tengo la impresión de haber evolucionado mucho ahí... es un sitio muy especial donde el tiempo transcurre diferente al resto de los sitios y todo funciona sutilmente de otra manera.

Es como si la isla estuviera bajo alguna especie de hechizo, para muchas cosas viene bien, pero para otras se traduce en imprevistos e incomodidades, como una vez que hubo un apagón de internet durante casi dos días, o las misteriosas nubes que coronan toda la isla la mayor parte del año, y a parte de mantenerla verde hacen que los paneles solares no carguen las baterías del barco...

Pero bueno, lo cierto es que en mi caso un buen día las señales dijeron que era el momento de marchar rumbo a Santiago y tuve que irme sin haber visto la mitad de la isla, también me quedó sin ver Fogo, que se asoma imponente e inaccesible por encima del horizonte en cuanto la bruma se despeja.

la isla de Fogo vista desde Nova Sintra

Si Brava es una isla remota y difícil de llegar en transporte público (relativamente fácil en yate), Fogo es directamente anti-barcos, no sólo no tiene un puerto donde poder fondear con unas mínimas garantías, sino que hay que alejarse a veces hasta 20 kilómetros de su costa para poder pasar cerca de ella sin peligro, el viento y las olas hacen cosas raras en su cercanía y al menos que andes buscando problemas lo mejor es pasar bien lejos, en este último viaje iba a pasar a unos 6 kilómetros y encontré un viento fuertísimo y unas olas enormes y muy juntas, de tal forma que tuve que alejarme más de 10 millas, donde apenas había un viento fuerza 3 y unas simpáticas olas de 30 centímetros.

En Santiago fue fácil elegir el puerto, Praia es una especie de Madrid pequeñito en versión tropical y con playa, famosa en todo Cabo Verde por sus bandidos y bandidas que asesinan y violan a gente inocente día y noche durante todos los días del año... entonces ahí mejor no.

Tarrafal es una versión simplificada de Praia, y ahí los bandidos ya me tienen fichado como alguien que para sacarle algo hay que hacerlo con violencia física, y además queda demasiado lejos del aeropuerto, entonces ahí tampoco.

Así pues, quedaba Cidade Velha, antiguamente conocida como Ribeira Grande, la primera ciudad construida por Europa en los trópicos, un puerto natural que durante siglos fue el mayor centro de tráfico de esclavos del planeta, por aquí se calcula que pasaron muchos millones de africanos y africanas comprados a sus captores en las costas africanas y maltratados hasta lo indecible, de hecho era habitual que más de la mitad de ellos muriesen antes de ser vendidos.

En el pueblo todavía se conserva el pilar donde los ataban para dar latigazos a los que se salían del tiesto y así infundir el miedo y el respeto en los otros, lo llaman el pelourinho y está incluso restaurado y se promociona como atracción turística, algo en mi opinión bastante desafortunado o al menos de mal gusto.

El caso es que un buen día allá por 1712 llegaron unos piratas franceses y arrasaron Ribeira Grande, no dejando piedra sobre piedra, la capital de Cabo Verde se transladó a lo que hoy es Praia, y esto pasó a llamarse Cidade Velha, cayendo en el abandono más absoluto hasta que hace unos pocos años a la Unesco se le ocurrió declararlo patrimonio de la humanidad y ahora es un sitio turístico lleno de gente pidiendo dinero.

Vamos, es un sitio maldito se mire como se mire, quizás lo más impresionante es ver todas las ruinas de las iglesias y los fuertes de los portugueses, hay incluso una catedral hecha trizas, todo rodeado de las humildes casas de la poca gente que habita el pueblo hoy en día, a eso se le suma que la llamada ribeira grande se secó y ahora hay una carretera a través de su cauce, por no haber no hay ni puente, los coches la cruzan atravesando directamente su cauce...

Para mi es un buen ejemplo de sitio que no me gusta, en ningún otro sitio me habían pedido dinero tan a menudo ni con tan mala cara, el día que llegué hubo un hombre que pretendió hacerse pasar por policía marítima para robarme, incluso llegó a subirse al aluguer en el que iba a Praia a hacer los papeles e intentó obligarme a bajar del vehículo en un descampado donde pretendía que había que hacer los papeles, todo ello de forma violenta y extremadamente maleducada... afortunadamente todo quedó en una experiencia desagradable.

Después me contaron unos niños que unos hombres habían intentado robar mi bote de remos mientras estuve en Praia, y afortunadamente, gracias a las cadenas y candados con los que lo dejé bien amarrado verticalmente a un poste de teléfonos, estaba en su sitio cuando volví.

Lo más triste de todo es ver a los niños y las niñas pidiendo dinero, generalmente sin ninguna educación, hay incluso niños de menos de 5 años que apenas hablan y se dedican a pedir fotos a los turistas para que después llegué el padre (que observa la escena a pocos metros) a exigir el pago por el servicio...

Al menos el puerto está bien abrigado de los vientos y las olas, aquí se puede ver a Xebec fondeado en Cidade Velha:

xebec fondeado en el siniestro puerto de los esclavos

El bote que se ve detrás del barco a pocos metros me lo pusieron al segundo día de llegar, y generalmente hay alguna persona ahí vigilando atentamente todo lo que hago, si intento hablar con él o mira para otro lado o contesta con monosílabos y es cualquier cosa menos simpático... doy por hecho que me vigilan para ver qué, como y cuando robarme...

Así pues ya busqué un sitio alternativo que en teoría es más seguro fisicamente para mi, se trata de una pequeña bahía inaccesible por tierra y rodeada de rocas a ras de agua que hace poco aconsejable entrar en ella por mar de noche a no ser que se conozca muy bien y haya luna, en la costa hay una serie de chalets, una urbanización cara y un hotel de lujo, entonces pienso que de esta manera los bandidos (que en teoría buscan siempre el camino más fácil) antes robarán a los ricos que están en tierra que no complicarse la vida consiguiendo primero un bote, para luego sortear los arrecifes de noche y llegar hasta mi barco para robarme el móvil y la cartera... sólo espero no partirme una pierna subiendo o bajando por el barranco cada vez que vaya a tierra!

Es ahí a la izquierda de la foto donde se ven las rocas aflorando del agua, la playa de piedras es un playa privada y hay que atravesar una urbanización privada para acceder a ella, ya estuve hablando con la gente que vive ahí y pienso que me dejarán pasar cuando lo necesite, la ley de costas estipula que los primeros 400 metros de costa son públicos y hay que permitir el acceso a ellos... espero no acabar discutiendo también con los ricos como hicieron los franceses hace 300 años XD

Cidade Velha vista de lejos

Pues es así es la vida del marinero, yo siempre he intentado arrimarme a los buenos puertos y alejarme de los malos, pero igual que ocurre con el mal tiempo antes o después te encuentras con él y no te queda más remedio que hacerle frente como buenamente puedas.

Por lo demás, espero marchar de aquí el mismo día que mi madre coja el avión de vuelta a España, lo más probable es que vaya directamente a la isla de Maio, que según tengo entendido es un sitio incluso más tranquilo que la isla Brava.

Y después ya veré que hago, de momento no tengo prisa por marcharme de Cabo Verde, es un sitio donde se está bien con tal de saber esquivar los sitios malos, y sin lugar a dudas estos son los menos, el problema es que precismanete están cerca de los aeropuertos, los hoteles, las tiendas de comida y demás suministros básicos...

El anterior anuncio de Google Adsense usa cookies para personalizarlo y obtener datos que son usados por Google para diversos fines. Ver detalles

Autor: Ignacio Vidal (Nacho) (el marinero, no el otro) - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto