Logo Las Cartas de la Vida
 
 LasCartasDeLaVida.comDiario de un viaje → La web de Xebec y NachoMobile version
 

La historia de esta web desde su peculiar comienzo en 2004

A parte de libros relacionados con la naútica también leo muchas otras cosas interesantes ;-)

En los ratos libres a bordo de Xebec fui haciendo estos programas de Astrología China que con los años se han hecho muy populares

Mi primera web, anterior incluso a lascartasdelavida.com

Si... además de navegar y programar también sé echar las cartas

La opción más efectiva para librarte de vecinos de pantalán molestos

 
El legendario puerto de "La Chica Afortunada Gracias a su Sabiduría"

Escrito el 10/Agosto/2011 por

Finalmente todo parece indicar que me quedaré una temporada en el agradable puerto de Machico, la verdad es que no fue fácil encontrar un sitio aquí para quedarme unos meses, pero gracias a la amabilidad de las gentes del lugar se hizo posible ^_^

Los primeros días estuve fondeado delante de la playa, después me invitaron a quedarme gratis en el puerto pesquero el tiempo que quisiera, yo tenía un poco de miedo a esto, porque implicaba tener que amarrarme a un muro de cemento grande y duro, rodeado de barcos de pesca como tanques que estaban todo el día entrando y saliendo... pero al final resultó ser un muro muy acogedor:

Xebec, Kyon y el carrito en el Cais de Machico

Y los pescadores muy amables y simpáticos, varios de ellos me invitaron a amarrarme directamente a sus barcos, me hablaron mucho de como son las cosas en Madeira y en otros paises donde estuvieron pescando en el pasado, y al pasar los días pude ver que mis temores eran infundados, sus barcos son como tanques, pero los maniobran con tanta destreza y seguridad que nunca supusieron el menor riesgo para Xebec, e incluso aunque a veces les supusiera hacer más maniobras nunca me hicieron moverme ni me pidieron que les dejase amarrar entre el muro y mi barco (el sitio que yo ocupaba era suyo, no mío).

Una vez en el muro empecé a conocer mucha gente de Machico, es un paseo muy típico aquí el dar una vuelta por el puerto para ver los barcos, me preguntaban por mi historia, de donde vengo, a donde voy, cuanto me costó el barco, de que vivo... y la mayoría me inisistían mucho en que podía quedarme gratis el tiempo que quisiera, lo cual fue algo muy agradable después de las malas experiencias de Porto Santo y otros sitios similares.

Después de 10 días amarrado al muro, me hicieron un sitio en el puerto deportivo de Machico, fue todo un gran favor por el que les estoy muy agradecido, ya que es un puerto en un principio para la gente de aquí y oficialmente está lleno y con lista de espera, el precio es de 75 euros al mes (nada que ver con los puertos para extranjeros ricos), con lo cual puedo pagar el puerto y además hacer las reparaciones necesarias al barco, a parte de estar en un ambiente muchísimo más agradable que rodeado de supuestos millonarios que te miran por encima del hombro y ni siquiera te devuelven el saludo.

Este es el sitio que me tocó, tengo muy buenas vistas y estoy a dos minutos andando del dentro de la ciudad:

Xebec en el Porto de Recreio de Machico

El puerto es humilde y sólo apto para aventureros, los dos primeros días tuve que bucear para buscar en el fondo los cabos con los que amarrar la popa de mi barco (no hay fingers), también tuve que esforzarme con los cabos de la proa, que trabajan mucho y es imprescindible que tengan algún tipo de amortiguación, esta fue la primera versión:

Xebec bien amarrado en el Porto de Recreio de Machico

Funcionó muy bien, pero en menos de 4 días los 3 amortiguadores rompieron uno detrás de otro, y tuve que ingeniar una segunda versión, esta vez con cabo elástico embutido dentro de cabo convencional, de momento parece que esto funciona bien, a ver cuanto dura. El problema es que el pantalán es simplemente un bloque de hormigón hueco fondeado con unas cadenas (no tiene pilotes), de tal forma que se mueve para todos los lados arrastrando consigo a los barcos, dando unos tirones de espanto en las amarras y amenazando con partir su proa en dos como si fuera una cáscara de almendra.

Y tampoco hay duchas, para lavarme puedo elejir entre las duchas de la playa al amanecer o al anochecer, o la mangera de limpiar los barcos...

Pero bueno, el precio es razonable para el servicio recibido, y la belleza del lugar y la amabilidad de sus gentes compensan con creces las incomodidades ^_^

Como de costumbre ando bastante liado con el barco, aquí estoy haciendo unos plumeros para los obenques, es que con los vientos de popa es inevitable que la vela mayor roce en los cables que sujetan el mástil, y hay que poner algo para intentar evitarlo (las velas son muy caras!).

Nacho haciendo plumeros para Xebec

Otra cosa bonita de Machico es que es un sitio con mucha historia, a escasos veinte metros de donde estuve amarrado con los barcos pesqueros está el lugar donde desembarcaran los primeros portugueses: Tristão Vaz Teixeira y João Gonçalves Zarco.

El lugar donde desembarcaron Teixeira y Zarco en Machico, Madeira

Pero no sólo hay historia... también hay muchas y sorprendentes leyendas en torno a Machico ^_^

consultas de tarot por teléfono o email sin límite de tiempo

Autor: Ignacio Vidal (Nacho) (el marinero, no el otro) - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto