Conociendo Madeira en barco

Escrito el 1/Octubre/2011 por

Así como que no quiere la cosa, pronto hará 4 meses que llegué a Madeira, ya estoy aquí instalado, conocí mucha gente nueva, hice amistades, tuve incluso tiempo de hacer algo de turismo...

Lo que no tengo es mucho tiempo para actualizar esta página, entre las consultas, el barco y cuatro cosas más, las semanas y los meses pasan volando; por las ganas me tiraría una semana entera escribiendo todo lo que viví y conocí aquí, pero lo cierto es que tengo unas pocas horas nada más, así son las aventuras, a menudo no dejan casi tiempo para la lírica ;-)

Desde luego una de las cosas más destacables de Madeira es que paisajisticamente es muy bonita, tiene la belleza de lo grandioso, es como si aquí la naturaleza se hubiese esforzado en demostrar que las obras de las personas no son nada al lado de ella, mires donde mires ves montañas enormes, valles abismales, la inmensidad del Océano y el Cielo, y entre medias, como si de granitos de arena se tratase, casas, carreteras, aviones, barcos... todo diminuto e insignificante.

Del Pico Ariero al Pico Ruivo, paisajes grandiosos

La anterior foto la saqué subiendo al Pico Ruivo, la montaña más alta de Madeira, con 1861 metros de altitud, a menudo en los paseos por el monte se sube por encima de las nubes, teniendo muchas veces vistas parecidas a cuando se va en avión, incluso se nota mucho el cambio de clima cuando se está debajo, dentro o encima de las nubes.

Tuve suerte, y coincidió que el Ayuntamiento de Machico organizó durante el verano una serie de excursiones gratuitas por diversas rutas de Madeira, las cuales a parte de servirme para conocer la isla también me sirvieron para conocer a mucha gente de Machico, la verdad es que ya me siento como en casa, siempre que voy por la calle me encuentro a alguien conocido, e incluso muchas veces hay gente que ha oido hablar de mí...

El otro día fui a un almacén de maderas a buscar tablero marino para el barco, y el dueño de la empresa según me vió llegar ya sabía que era "ese español que está ahí en Machico en un barco de 8 metros...", hasta me invitó a merendar y me regaló casi 2 kilos de uvas de cosecha propia (exquisitas, como todo lo que se cultiva aquí).

En esta otra foto estamos el grupo de montaña de Machico en la punta de San Lorenzo, el extremo más al Este de la isla:

Grupo de Montaña de Machico en San Lorenzo, Madeira

Y aquí siguiendo el camino hacia el Pico Ruivo, muchas veces los senderos de montaña están excavados en la roca, e incluso hay bastantes túneles (sin luz!), realmente se ve que trabajaron mucho haciendo infraestructuras a lo largo de los años.

Llegando al Pico Ruivo de Madeira

Y por fin en la cima, la verdad es que hay sudar mucho para llegar arriba, pero el espectáculo merece la pena:

Nacho Vidal en la cima del Pico Ruivo

Esta otra foto es en la Sierra del Agua, el corazón de Madeira, aquí, en Encumeada comienzan muchas rutas de montaña, yo hice un par de ellas, una de ellas paralela a un canal de agua, que aquí en Madeira son muy habituales (hay miles de kilómetros de canales (levadas) para llevar el agua desde los manantiales hasta los terrenos agrícolas o las poblaciones) y agradables de recorrer.

Vista general de la Sierra del Agua de Madeira

Otra cosa pintoresca de Madeira es que está llena de lagartijas, tienen casi dimensión de plaga, cuando te sientas a comer en un sitio vienen por cientos para ver si les das alguna migita, y hasta se te suben por las piernas si tienen mucha hambre XDD

Lagartijas de Madeira en Porto Moniz

Un día hice el Camino de los Grandes Jardines, sobre el cual escribí un pequeño artículo aquí.

Por otro lado, pronto va a haber elecciones al Gobierno regional de Madeira, escribí un artículo sobre ello aquí.

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 40 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018