Es curioso que tanto chinos como romanos dieran una gran importancia a Júpiter hace ya miles de años, cuando en aquella época no se conocían la mayoría de sus características físicas, y no dejaba de ser uno de tantos puntitos luminosos que se movían por el Cielo, pero a pesar de ello en la Astrología China se usaba como la estrella que indica las influencias de cada año, y para los romanos era el dios más poderoso de su panteón.

El planeta Júpiter

Lo cierto es que sus características físicas son impresionantes comparadas con el resto de planetas del Sistema Solar:

  • Júpiter es el planeta más masivo, 318 veces más que la Tierra.
  • Su diámetro es 11 veces mayor que el de la Tierra, lo que implica que su volumen equivale a 1310 Tierras.
  • Por tanto su densidad es baja: 1.33 la del agua.
  • Su luz puede incluso generar sombras tenues sobre la Tierra (en condiciones ideales).
  • Esta formado por los mismos materiales que el Sol: Hidrógeno y Helio.
  • Tarda casi 12 años (11.9) en dar una vuelta completa al Sol.

Y lo más importante de todo es que su campo magnético es así de grande y potente:

El campo magnético de Júpiter

Obviamente es invisible al ojo humano, pero si lo pudiéramos ver en el cielo tendría un tamaño comparable a la Luna o el Sol.

Entonces, en lo que se refiere a la Astrología China, el tema es que debido a las características físicas de Júpiter, tiene sentido que su influencia sea mayor que la de los otros planetas, aunque sólo sea por su fuerza gravitatoria y su campo magnético, muy superior al de otros planetas como Marte.

Eso unido al hecho de que tarde 12 años en dar una vuelta al Sol y que cada año esté asociado a 12 signos chinos, lleva a la teoría de que es la posición de Júpiter en el cielo la que define las influencias astrológicas anuales sobre la Tierra.

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018