La Rata - Cómo son las personas de signo rata

Quizás una de las cosas más evidentes que tienen en común las personas nacidas bajo el signo de la rata es que nunca pasan desapercibidas.

A veces es por su intensa actividad social, no es raro ver a una rata como nexo de unión de un amplio grupo de personas, son las típicas personas que conocen mucha gente diversa y variopinta, los cuales a menudo acaban conociéndose unos a otros a través de ella.

Otras veces es por tratarse de ratas de biblioteca, que acumulan una gran cantidad de información, tanto en su casa como en su cabeza, lo cual las lleva a estar todo el día de aquí para allá... conociendo gente, haciendo cosas nuevas, yendo a reuniones, eventos, manifestaciones, congresos...

Y a menudo también se hace notar por si misma, porque tiene una especie de magnetismo especial salido de las profundidades de La Tierra, algo misterioso que llama la atención y atrae a la gente.

Es raro ver una rata desocupada, las personas de este signo muchas veces recuerdan a esos hamsters que están todo el día corriendo de aquí para allá en su jaula, dando vueltas en la rueda, subiéndose por las paredes, dando brincos...

A veces por este motivo las ratas tienden a ser algo maniáticas, nerviosas, "espídicas", como se dice ultimamente; es como que al verse limitadas por los condicionantes y problemas de su realidad tuviesen tendencia a hacer como el hamster enjaulado, que no puede estarse quieto a pesar de saber que por muchas vueltas que de va a seguir estando en la jaula.

Esta tendencia al nerviosismo les puede jugar malas pasadas si llega a cronificarse en sus vidas, en este caso debe de intentar atajarse no sólo a base de pastillas, sino también mediante una introspección y evolución a nivel íntimo.

Tal y como la rata de la leyenda, son muy inteligentes, y también tenaces e incansables cuando están bien motivadas; a veces cuando se encuentran en una situación de estar "mantenidas" pueden acabar apalancándose, porque siempre toman el camino más corto para llegar a su objetivo, y si este consiste en simplemente dejarse mantener, pues aquí paz y después gloria...

En el Amor, son intensas e inolvidables, siempre dejan huella, entran en la vida de uno sin que se de cuenta y en seguida se instala en el corazón y el subconsciente.

Necesitan sentirse amadas e imprescindibles, y buscará ser escuchada y estar en un lugar importante en el corazón de sus seres queridos y de la gente que la rodea.

Tiene tendencia a ser algo posesiva y controladora con su pareja, no la gusta que le le pongan límites o tener que dar explicaciones, a cambio sabe amar apasionadamente, y llegar al corazón de su pareja.

Suelen vivir rápido, en todos los sentidos: saben hacer en poco tiempo lo que a otros les lleva una eternidad, y también se recuperan de sus meteduras de pata más rápido que el resto de los signos, son unas supervivientes natas, siempre tienen un as en la manga para salir de situaciones comprometidas.

Por todo esto es una buena aventurera, y muchas veces si no vive más aventuras es por su innato sentido práctico, estilo Bilbo Bolsón cuando dijo aquello de "Aventuras! cosas incómodas que retrasan la cena".

A veces, de todo este revoltijo de nervios y acelere, pueden salir finales trágicos si la rata en cuestión no es capaz de evolucionar con su entorno y su destino, el orgullo y la cabezonería les puede jugar malas pasadas.

En general es recomendable que intenten tomarse la vida con algo más de calma, que hagan meditación e intenten ver la vida de una forma más distendida, aceptando sus limitaciones y las de sus circunstancias, uno de sus mayores riesgos es encerrarse en si mismas, porque siendo tan hábiles siguiendo el camino que eligen, si se equivocan y toman un camino que no lleva a ningún sitio bueno serán capaces de llegar demasiado lejos y no poder dar marcha atrás.

También tienen tendencia a no escuchar los consejos que les dan las personas que les aprecian, es lo que tiene el ser tan listas! ;-)

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018