Quizás una forma divertida de aprender más sobre los signos de la Astrología Oriental sea fijarse en las historias de personas conocidas y sus correspondientes signos del Horóscopo Chino.

Entre las ratas hay un gran número de artistas consagrados, más que entre la mayoría de los otros signos, también hay algunos políticos, e incluso famosos deportistas como Maradona o Ayrton Senna.

Así pues, he pensado que estaría bien contar la historia de dos de los más grandes escultores de todos los tiempos, y que a la vez fueron un referente muy importante a nivel cultural en todo lo que tendría que suceder a lo largo del siglo XX en Europa.

Estoy hablando de la ratita Camille Claudel y el ratón Auguste Rodin, esta es su historia (muy resumida):

Érase una vez la Europa de mediados del siglo XIX, hacía poco que había empezado la revolución industrial, y se vivía en medio del boom del ferrocarril (algo así como el boom de las autopistas de la información, pero con humo de verdad), fabricas que surgían aquí y allá, carbón y más carbón, humo y más humo... y miseria, tiranía, represión social y sexual, el fantasma del comunismo, hijos de nuevos-ricos jugando a ser románticos (algo así como los hippies alternativos con papá adinerado de hoy en día)... en definitiva: eran tiempos turbulentos.

Y en medio de todo esto aparece un ratón barbudo (estilo Talibán) con gran talento para el arte: Auguste Rodin, ya de joven empezó a hacer esculturas, montando su propio taller en París (entonces París estaba empezando a ser la capital mundial del arte y la cultura), y a los 24 años conoció a Rose Beurer, una costurera de origen campesino que empezó a trabajar para él a cambio de un módico sueldo, la chica empezó posando con la típica falda con corpiño de aquella época, y poco a poco el astuto escultor ratuno fue retratándola con menos ropa, hasta que - con la escusa del arte - la convenció para que posase desnuda, y poco después se enrollaron y fueron amantes.

Aquí se aprecia la capacidad de seducción de las ratas y ratones, que siempre encuentran alguna forma de salirse con la suya.

Cómo en aquella época no había ni píldora anticonceptiva ni condones, pronto Rose se quedó embarazada y dio a luz el único hijo que tendría Rodín.

El joven y talentoso escultor, lejos de alegrarse de tener un hijo con ella, ni siquiera quiso darle al niño su apellido (no digamos ya casarse con Rose, aunque fuera por el juzgado y sin hacer comilona), es más, siguió utilizándola como modelo muchos años más (dicen las malas lenguas que ahora gratis, por aquello del Amor...), y para colmo ni siquiera la llevaba a los eventos sociales a los que asistía él, vamos, Rodin venía a ser lo que se llamaría hoy en día un cabronazo.

Aquí se aprecia de donde viene la fama de "trepas" y egoístas que tienen las ratas, todas tienen tendencia a ser algo trepas y a pasar por encima de la gente que les aprecia para conseguir su objetivo, lo que diferencia a unas de otras es el haber escogido ese camino en la vida, u otro basado en la justicia y el respeto por el Amor, la Belleza y las cosas bien hechas. Hay ratas buenas y ratas malas, igual que hay personas buenas y malas.

El caso es que, gracias a tener a la dragona Rose Beuret a su lado, Rodin fue aumentando su prestigio y popularidad como escultor, y cuando ya contaba con 43 años conoció a la ratita Camille Claudel, que por aquel entonces tenía 19 añitos y empezó siendo alumna suya en su taller.

Pronto el viejo-verde-barbudo empezó a usar sus estrategias de seducción con Camille, la hizo posar cada vez con menos ropa "por amor al arte", hasta que acabaron enrollándose en medio del taller, una escena digna de una buena película erótica! o_O

El caso es que Camille se enamoró perdidamente de Rodin, y durante años mantuvo una destructiva relación sentimental con el escultor, ya que Rodin siguió manteniendo su relación con Rose en paralelo, y nunca quiso reconocer ni hacer nada por formalizar su relación con Camille, esta llegó incluso a quedarse embarazada de Rodin, y ante la insistencia del escultor acabó abortando.

Fue la típica relación destructiva con alguien que a su vez tiene pareja pero prefiere estar a la vez con dos personas que no decidirse por una. Esto es algo que veo muy a menudo en las consultas de tipo sentimental que atiendo, es una historia mil veces repetida y que casi siempre acaba mal, vamos, algo para intentar evitar.

En el caso de Camille, después de mucho tiempo acabó dejando la relación, pero quedó ya muy tocada a nivel de cabeza y corazón, de tal forma que acabó sus días en un manicomio.

He aquí otra cosa muy típica que le puede pasar a las ratas y ratones: que acaben volviéndose locas, tienen que tener cuidado de no encerrarse en si mismas, y ante todo de aceptar la realidad tal y como es, la Realidad es una base sólida en la que apoyarse.

Hay que decir en esta historia que Camille era una artista de gran talento, y una parte importante de la obra de Rodin es fácil que fuese hecha en realidad por Camille, vamos, que además de todo lo dicho, el muy trepa se apropio de parte de las obras de Camille y las firmó con su nombre.

Al final, cuando Rodin y Rose estaban llegando al final de sus vidas, Rodin accedió a casarse con Rose, la cual falleció 15 días más tarde, y 10 meses después murió Rodin.

Y así concluye este cuento ratuno, Rodin paso a la historia como uno de los más grandes escultores de todos los tiempos, en gran parte gracias a su astucia ratuna aplicada de una forma "poco noble" (por decirlo suavemente); a eso y al gran talento de las dos mujeres que estuvieron detrás suyo, tanto en su vida artística como sentimental.

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018