Comprar un barco - Burocracia, papeles e impuestos de los barcos

Una cosa que hay que tener muy presente cuando se compra un barco es todo el tema de papeles, impuestos, licencias, permisos... Este es quizás uno de los aspectos de la naútica de recreo más desagradables y frustrantes, pero no queda más remedio que tenerlo bajo control si uno no quiere encontrarse con sorpresas desagradables en el momento más inesperado.

Antes de comprar a Xebec perdí mucho tiempo intentándo informarme de estos asuntos, primero en Internet y después en oficinas de la administración pública, gestorías... básicamente se suele dar una situación de gran confusión, donde mucha gente habla por hablar, mucha otra gente dice lo que le interesa para defender sus intereses, y otros sencillamente se inventan las cosas para que no parezca que no saben cosas que en teoría tendrían que saber.

Con lo cual en la práctica no hay dos personas que digan lo mismo, y esto también tiene mucho que ver con que las leyes e impuestos están cambiando constantemente, de tal manera que la información actualizada llega a la gente tarde, muchas veces cuando ya ni siquiera sigue siendo válida.

Entonces, en vez de volverte loco, lo más sencillo es ir a hablar directamente con las autoridades competentes en el país donde vayas a comprar el barco, en España la Guardia Civil del Mar y los Agentes de la Agencia Tributaria, ya que ambos cuerpos son los únicos que pueden en la práctica hacerte una inspección y/o pedirte los papeles, y es según su criterio que vas a tener un problema o no.

Yo así lo hice y nunca tuve ningún problema, mi experiencia tanto con unos como con otros fue siempre positiva, están perfectamente informados de los últimos cambios en la legislación porque es su trabajo diario, e incluso te pueden hablar de los cambios previsibles que pueda haber pronto, explicarte que cosas son importantes cumplir y que cosas no mira nadie.

Al final lo que cuenta es lo que dicen ellos, vienen a ser como el arbitro en un partido de fútbol, mientras que todos los demás son el público, que pueden decir lo que quieran todo lo alto que quieran pero nadie les hace caso.

Una vez que ya tienes claro como hay que arreglar todos los papeles, es cuestión de calcular más o menos cuanto va a costar e incluirlo en los números para comprar el barco, según el país donde estés esto puede ser practicamente nada de dinero o ser mayor que el coste del propio barco, entonces hay que mirarlo con cuidado, a más de uno le ha pasado que compra un barco con un problema de papeles y luego se encuentra con que no tiene dinero para arreglar los papeles...

Después a la hora de recorrer las distintas oficinas para hacer los papeles es muy normal encontrarse con problemas y gente que te dice que las cosas no son como tú y las Fuerzas Vivas decís que son, sino más bien como a ellos les interesa, de tal forma que no es raro que se nieguen a hacerte algún tipo de papel, a cobrarte determinado impuesto, darte una licencia de algo... Aquí se trata o bien de usar tu ingenio o bien tu dinero, según de que andes más sobrado, pero vamos, al final si conoces realmente cuales son tus derechos lo normal es conseguir que los burrócratas y demás chantajistas acaben pasando por el aro, no les queda más remedio porque quienes están armados son los otros y no ellos.

Si ves que en el país donde estás las cosas son demasiado caras y difíciles a nivel burrocrático, puede tener sentido comprar el barco en un país más amistoso, por ejemplo en Inglaterra comprar un barco es tan simple como comprar una nevera, sólo necesitas el contrato de compraventa, ni siquiera tienes obligación de abanderarlo, asegurarlo, tener un título naútico, un material de seguridad concreto... (todo esto para barcos de menos de 15 ó 18 metros, no me acuerdo exactamente).

El mayor problema de esto es que cuanto más lejos te vayas a comprar el barco más dinero gastarás en ello, entonces hay que hacer números y ver que es lo que más compensa.

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018