Logo Las Cartas de la Vida
 
 LasCartasDeLaVida.comDiario de un viajeComprar un barco Coste de las reparaciones y el mantenimientoMobile version
 

La historia de esta web desde su peculiar comienzo en 2004

A parte de libros relacionados con la naútica también leo muchas otras cosas interesantes ;-)

En los ratos libres a bordo de Xebec fui haciendo estos programas de Astrología China que con los años se han hecho muy populares

Mi primera web, anterior incluso a lascartasdelavida.com

Si... además de navegar y programar también sé echar las cartas

La opción más efectiva para librarte de vecinos de pantalán molestos

 
Comprar un barco - Coste de las reparaciones y el mantenimiento

Si a alguien le había parecido poco el dinero que cuesta mantener un barco, el tiempo que lleva es todavía más importante, es decir, que al dinero que se gasta en el mantenimiento hay que sumar el tiempo que se gasta, ya sea haciendo los trabajos tú mismo/a o buscando/persiguiendo a otras personas para que los hagan.

En un barco hay una fórmula muy simple que siempre hay que tener presente:

tiempo = dinero

Quien tiene mucho de una de las dos cosas, quizás por estar jubilado/a y/o por ser millonario, no tiene que preocuparse mucho de esta formula, pero quien tiene que trabajar para vivir si.

Con un ejemplo: imagínate que en promedio cada hora que trabajas al cabo del año ganas 10 euros limpios, descontando impuestos, gastos y contando todo el tiempo que te lleva tu trabajo; entonces, si al cabo del año dedicas 500 horas a mantener el barco haciendo trabajos en él tú mismo/a, según la anterior fórmula eso te ha costado 5000 euros, que son exactamente los euros que has dejado de ganar por estar trabajando en el barco en vez de trabajar para ganar dinero.

Evidentemente este ejemplo es más o menos aplicable según las circunstancias de cada cual, pero en el caso mío que soy autónomo y gano más dinero cuantas más horas trabajo, es aplicable al 100%: si sólo tuviese que mantener un piso en vez de mi barco, al cabo del año tendría entre 500 y 1000 horas más para hacer otras cosas, una parte de esas horas las usaría en disfrutar de la vida y otras en trabajar más porque me gustaría tener algo más de dinero del que tengo.

También según esa fórmula, si tienes un buen trabajo, te es más rentable pagar a otras personas para que hagan al menos una parte del mantenimiento del barco, pero claro ahí ya estamos hablando de ganar por lo menos 6000 euros limpios al mes trabajando 40 horas justas a la semana, algo que al menos en España es poco habitual.

Conoce tus límitaciones de tiempo y dinero:

Conviene tener claros 3 límites a la hora de comprar un barco, a ser posible en la forma de números aunque sean aproximados:

Cada cual que haga sus números, y si se tiene alguna duda basta darse un paseo por cualquier puerto deportivo y se verá que la mayoría de los barcos que no son nuevos están mal mantenidos, esto es simplemente porque sus dueños no tienen el bastante dinero para pagar porque se los mantengan, y tampoco tienen tiempo de mantenerlos ellos mismos porque tienen que estar trabajando para cubrir otros gastos más prioritarios.

En algunos casos el abandono es evidente, incluso más de un barco que vi antes de comprar a Xebec había sido sacado del agua a punto de hundirse después de estar años enteros abandonado en el pantalán. Este estaba en Almerimar:

Barco de acero abandonado en un varadero

Los barcos nuevos suelen estar bien mantenidos, primero porque al ser nuevos dan mucho menos trabajo, y segundo porque sus dueños tienen bastante más dinero que los de los barcos viejos, por eso compraron un barco nuevo y no uno de segunda mano.

La encerrona de comprar un barco que no puedes mantener:

La situación de comprar un barco y luego no poder asumir el coste en tiempo y dinero que lleva mantenerlo es muy habitual, a mucha gente le ocurre eso porque no hizo números antes de comprar el barco, y esto casi siempre se convierte en una encerrona: cuando se dan cuenta intentan vender el barco, pero eso puede llevar años, en especial si no está bien mantenido, y cada mes que pasa el barco se deteriora porque no se puede mantener, de tal manera que cada mes su valor real disminuye, mientras que el dinero gastado en él aumenta...

Con un poco de mala suerte al cabo de unos años puede darse una situación en que sería más rentable dar el barco gratis o directamente hundirlo en el Mar que seguir pagando malamente una parte de los gastos que conlleva con la esperanza de recuperar sólo una pequeña parte de ese dinero y ese trabajo invertido el día que por fin se venda.

Muchos barcos acaban abandonados en puertos deportivos por este motivo, y en paises como Inglaterra hay leyes concretas para que el puerto pueda subastarlos al cabo de unos años para intentar recuperar una parte de las deudas que tiene pendiente con su propietario. El precio de venta de uno de estos barcos abandonados puede ser de entre 500 y 1000 euros, y salvo raras excepciones es más barato hacer un barco igual nuevo que pretender restaurar el que está abandonado.

La tentación de comprar un barco para restaurar

Casi siempre quienes compran estos barcos abandonados son personas que no saben donde se están metiendo, pagan 500 euros por el barco pensando que con otros 500 ó 5000 euros van a poder restaurarlo, y antes o después acaban abandonando el barco otra vez porque no pueden o no quieren asumir el coste que supondría terminar la restauración.

Es fácil de entender, porque a primera vista puede resultar muy tentador, por ejemplo hace poco vi este barco abandonado en el varadero de Funchal (Madeira), se trata nada menos que de un Formosa 41, de unos 10 metros de eslora (sin botalón) y cerca de 15 toneladas de peso, un auténtico tanque con un grosor de casco que pasa de los 5 centímetros en muchas zonas y con todo el interior hecho en Teka maciza, el tipo de barco que ya no se fabrica:

Barco de acero abandonado en un varadero

En el varadero me explicaron que llevaba abandonado muuuchos años, y que con tal de quitárselo de encima era fácil que me lo diesen muy barato o incluso gratis; entonces, si te gustaría tener un barco así y no puedes pagar lo que cuesta uno en buen estado en el mercado de segunda mano (unos 60000 euros), puedes pensar en comprarlo casi gratis y con algo de dinero y mucho trabajo intentar restaurarlo.

La idea tiene sentido aparentemente, pero si entiendes del tema y haces números ves que estos no salen, es más barato (y rápido) comprar uno de segunda mano aunque tengas que ir a buscarlo a Estados Unidos.

En los pocos casos en que se llega a terminar la restauración y esta tiene un mínimo de calidad, los costes contando la mano de obra casi siempre superan el coste de hacer el barco nuevo, no necesitas creerme, simplemente ve a un puerto y habla con gente que haya restaurado o esté restaurando un barco y a ver que te cuentan...

 

El duro camino del comprador de barco usado en buen estado

Otra consecuencia de todo esto que comento sobre el mantenimiento de un barco es que la mayoría de los que están a la venta en el mercado de segunda mano están en mal estado, y no sólo eso, sino que casi siempre los intentan vender como si estuvieran "como nuevos"... lo cual a menudo lleva a situaciones surrealistas cuando estás buscando un barco de segunda mano para comprar.

En pocas palabras, la mayoría de los vendedores están esperando por el famoso "tonto con dinero" (en vías de extinción, no porque cada vez haya menos tontos, sino porque cada vez la gente en general tiene menos dinero), alguien que pague unas cuantas decenas de miles de euros por un barco que en el mejor de los casos está un poco camuflado a nivel cosmético, y como ese tonto no llega pues el barco cada vez va estando en peor estado, y el tonto cada vez tiene que ser más tonto para comprarlo.

Y para el sufrido comprador la situación es de pesadilla, encuentra un barco por Internet, habla por teléfono con el dueño, quien le asegura que no tiene ósmosis, que la cubierta está perfecta, el motor como nuevo y bla bla bla... entonces gasta cientos de euros en hacer un viaje para encontrarse un casco deslaminado con serios problemas estructurales, una cubierta que se hunde como si fuese un colchón, el motor que no arranca ni a la de tres, la sentina llena de aceite y gasoil, las tapicerias con musgo, las baterías muertas, las velas para tirar... y así todo un suma y sigue barco tras barco.

En una ocasión antes de comprar a Xebec vi un barco que me habían dicho por teléfono que estaba en perfecto estado, una vez en el barco quedó claro que llevaba años abandonado, y no sólo eso, sino que al abrir un cofre del salón este tenía bastante agua salada llena de óxido, con pinta de llevar ahí mucho tiempo:

Cofre de barco recien hundido puesto a la venta como nuevo

El vendedor pretendía que todo eran detalles sin importancia, e insinuaba que tal vez bajaría el precio un 10% desde los 37000 euros que pedía (por un barco de 10 metros escasos), yo le dije que como mucho pagaría 10000 euros, ya que aunque estaba abandonado, el barco se veía que fue construido con muy buenas calidades; el vendedor se negó en redondo y casi se sintió ofendido...

Al día siguiente hablando con gente de ese mismo puerto me entero que el barco en cuestión había estado abandonado unos 3 años en el pantalán, y después de meses de estar hundiéndose lentamente lo acabaron sacando con la grua (para que no causase un problema en el puerto), y después de eso todavía llevaba un par de años pudriéndose en el varadero.

Historias así tuve que ver muchas antes de encontrar a Xebec, que gracias a su anterior propietario estaba en un estado de mantenimiento bastante bueno.

Lo más surrealista de la historia es que hay muchos vendedores que a parte de querer engañarte de la forma más cutre y bruta, todavía se enfadan contigo si les dices que consideras que el barco está en mal estado y que te parece caro, o que incluso si te lo regalasen no lo querrías.

Buscar barco de segunda mano en tiempos de crisis

Es precisamente por este problema del mantenimiento que los tiempos de crisis no son tan buenos para comprar un barco como mucha gente se imagina, si, los precios bajan, pero bajan después de que sus dueños hayan estado una temporada demasiado larga sin gastar el necesario dinero en el barco, de tal manera que cuando vas tú a verlo te encuentras con algo que o bien directamente no lo quieres ni regalado, o bien el dinero que sería sensato que pagases por él está bastante por debajo de las expectativas del vendedor.

La verdad sobre el mercado de ocasión de barcos de segunda mano es que por muy bien mantenido que esté un barco viejo nadie va a pagar nunca todo el trabajo y dinero que implicó el que esté en buen estado, de tal manera que quien tiene un barco en buen estado sabe esto mejor que nadie y sencillamente no tiene la menor intención de vender el barco, casi nadie mantiene un barco con la idea de venderlo, lo mantiene para disfrutarlo él/ella, que es la verdadera rentabilidad que va a obtener del dinero y trabajo invertido en el barco.

Yo mismo por ejemplo, cuando aparece alguien preguntando que si estaría interesado en vender a Xebec, digo que si, pero que mínimo por 100000 euros, y no es que pretenda pasarme de listo, es simplemente que sé cuanto dinero gasté y cuanto tiempo invertí en él después de comprarlo, de tal forma que si lo vendiese y quisiese volver a tener algo similar o un poco mejor tendría que gastar otra vez ese dinero teniendo en cuenta los costes también de mi tiempo y mi mano de obra.

También sé perfectamente que por ese dinero ningún comprador va a comprar mi barco, por la sencilla razón de que es mejor hacer un barco similar nuevo en un astillero que comprar uno que aunque esté en muy buen estado no deja de ser un barco viejo y siempre va a dar más problemas que uno nuevo.

Este punto de vista no es nada nuevo, en mi peregrinaje en busca de barco lo oí casi identicamente de boca del propietario de este hermoso Vancouver 28, un barco muy similar a Xebec:

Vancouver 28 en perfecto estado a la venta por 100000 euros

Su dueño fue muy amable conmigo, y me explicó pacientemente que había dedicado 3 años a restaurarlo, equiparlo y mejorarlo, gastando una auténtica fortuna en tiempo y dinero, y que ahora planeaba estar los próximos años disfrutando de esa inversión, de tal manera que para venderlo tendría que ofrecerle mucho más dinero de lo que realmente me gustaría. No dijo una cifra exacta, pero dió a entender que de 80000 euros para arriba... yo digo 100000 para redondear! XDDD

Así pues se da la situación de que hay muy pocos barcos de segunda mano a la venta que estén realmente en buen estado, y los pocos que hay casi siempre tienen precios bastante altos, y para colmo se venden con relativa rapidez porque todo el mundo está buscando precisamente un barco en buen estado porque sabe que en el fondo está obteniendo más a cambio de su dinero.

Entonces, si bien es posible encontrar un chollo de vez en cuando, esto no es habitual, simplemente porque hay pocos barcos viejos en buen estado, y de esos pocos todavía son muchos menos los que salen a la venta.

El anterior anuncio de Google Adsense usa cookies para personalizarlo y obtener datos que son usados por Google para diversos fines. Ver detalles

Autor: Nacho Vidal (el marinero, no el otro) - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto