Cuando empecé con la idea de vivir en un barco me sorprendía que un barco nuevo costase 180000 euros y uno igual pero con 35 ó 40 años tan solo 18000 euros o menos, a mis inexpertos ojos estaba claro que era mejor negocio el barco viejo, y 4 años después sigo pensando que es así, pero con una serie de matices importantes:

  • Es cierto que hace 40 años los barcos se construían mucho mejor que ahora, pero también es cierto que la mayoría de barcos de esa edad están bastante fatigados y/o mal mantenidos, de tal forma que no son tanto chollo como podría parecer a primera vista, muchos tienen problemas estructurales que hacen que sea más rentable hacer un barco nuevo tú mismo que intentar restaurarlo, y en el mejor de los casos ponerlo a punto puede suponer gastar tanto o más que lo que costó el barco.
  • La calidad de construcción importa mucho, un barco bien construido puede durar muchas décadas si se mantiene bien, mientras que uno construido por lo barato en 10 ó 20 años está para el desguace y no merece la pena ni invertir dinero en él.
  • El estado de mantenimiento es fundamental, deja de mantener un barco durante 3 años y probablemente sea más caro restaurarlo que hacer uno nuevo.

Entonces, de alguna forma está claro que si se puede lo mejor es comprar un barco nuevo, pero no uno de producción en serie, que o bien son muy caros y mediocres, o bien si tienen unos mínimos de calidad los precios son estratosféricos y no merecen la pena porque es mucho más rentable encargar un barco hecho a medida a un astillero.

De hecho si se va a un puerto donde haya muchos barcos con gente viviendo a bordo y/o que están de viaje se ve que casi son mayoría los que optan por esta última opción de hacerse un barco a medida, ya sea pagando un astillero para que lo haga o construyéndolo uno mismo.

Básicamente se habla con un diseñador con experiencia en el tema y se le encargan los planos con las características concretas que queremos, se puede elejir virtualmente todo, el tipo de jarcia, el diseño del interior, de la cubierta... Y luego es simplemente cuestión de encontrar quien construya el barco según esos planos.

Este es un barco de George Buehler construido de esta manera hace poco en Suiza:

El oso grizzly de George Buehler construido en Suiza

Tiene 9 metros de eslora y 8 toneladas de desplazamiento, se puede construir en chapa de acero de 5 mm, y a poco bien que se construya y se mantenga puede durarte el resto de tu vida, a ojo yo diría que por menos de 100000 euros tendría que ser posible construirlo (diciembre 2011); más información sobre este barco concreto aquí.

Por ejemplo en Francia hay astilleros especializados en este tipo de mercado, y tienen un precio para hacer el barco ellos y otro (mucho más barato) para que lo construyan los nuevos propietarios en el propio astillero con la supervisión y asesoramiento de sus técnicos.

Es una cuestión de puro pragmatismo, en el sentido de obtener más a cambio del mismo dinero.

Así pues, si se dispone de más de 100000 euros (del 2011) para comprar el barco, yo pienso que lo mejor es buscar un buen astillero que te haga un barco a medida, con ese dinero quizás no de para nada mucho más grande que 9 metros de eslora y un equipamiento básico, pero en realidad con eso es suficiente, y a cambio tendrás un barco nuevo, que no debiera dar problemas durante muchos años y que es exactamente lo que querías.

Evidentemente esta opción supone estar muy encima del astillero para que no te den gato por liebre, pero se trata simplemente de pagar un perito que supervise la construcción, o incluso supervisarla tú mismo si tienes los bastantes conocimientos para ello.

En cualquiera de los casos es fundamental tener una serie de conocimientos técnicos adecuados, y haber leido al menos algunos libros sobre el tema, como los que comento en relación con como vivir en un barco y también sobre el mantenimiento y reparación de barcos.

Si tienes un presupuesto algo inferior a ese pero tienes experiencia haciendo trabajos de bricolaje, puedes plantearte el encargar lo que es el casco con la cubierta y 4 cosas más al astillero, y el resto del barco montarlo tú mismo, no es demasiado difícil si se es un poco curioso y se tiene el tiempo y el dinero suficiente.

Si ves que tu presupuesto sólo te da para un barco de segunda mano, intenta que sea algo en buen estado, con buena calidad de construcción y que en conjunto tengas un margen suficiente para afrontar todos los costes que suponga a largo plazo en tiempo y dinero.

Ya el último supuesto, y el que mejor conozco, es cuando no tienes más que un poco de dinero para comprar un barco con demasiados años y demasiados problemas. En este caso, los consejos que puedo darte son los siguientes:

  • Se consciente de la situación: no tienes el bastante dinero para comprar el barco adecuado, con lo cual vas a tener que trabajar muuucho más que los demás para pagar con tu trabajo lo que no pudiste pagar con tu dinero, lo puedes hacer si consideras que tiene sentido para tí, pero que sepas que no va a ser fácil.
  • Compra un barco pequeño, si no tienes dinero para un barco pequeño y bueno, no se te ocurra comprar un barco grande que esté hecho una mierda.
  • Intenta que el barco tenga cuantas menos reparaciones por hacer como sea posible, que no necesite cambiar la jarcia, las velas o el motor pronto.
  • Y sobre todo que no parezca tener problemas estructurales, seguramente si no los tiene cuando lo compres los tendrá después de usarlo un poco, pero bueno, ya los irás arreglando sobre la marcha, el caso es empezar a andar.
  • A ser posible, intenta no hacerlo solo/a, es difícil encontrar a alguien que se apunte a compartir miseria, pero si lo que quieres hacer tiene sentido para tí, no debería de ser imposible encontrar a otra persona para quien también tenga sentido.

Vivir y viajar en un barco con demasiado poco dinero es duro, pero es posible si se trabaja mucho y se hacen las cosas con cabeza, a veces en la vida no queda más remedio que elejir entre hacer algo con pocos medios o no hacerlo, y puedo tener sentido elejir lo primero.

Pero lo que es muy triste es hacer algo con precariedad sin tener necesidad de ello, por ejemplo comprando un barco demasiado grande y luego no tener medios para mantenerlo, mientras que si se hubiera comprado una pequeño se viviría holgada y felizmente.

En general lo mejor es ser pesimista, y pensar que todo va a ser especialmente difícil, que va a haber muchas averías y problemas inesperados y un sinfín de gastos extras, de tal forma que se tenga un margen amplio y no se llegue a dar una situación en la que no se tiene el bastante dinero para mantener o reparar el barco, esto realmente es algo que se da con una increible frecuencia, la mayoría de personas que viven en un barco se encuentran con que no pueden gastar todo lo que les gustaría en el barco porque sencillamente no les llega el presupuesto.

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018