¿Qué consultar? - Desarrollo de una consulta de Tarot

Mucha gente tiene una idea confusa o distorsionada de lo que es una consulta de tarot, la realidad es que no deja de ser un sentarse dos personas juntas para intentar echar luz sobre algún tipo de problema o asunto confuso.

En mi caso, quedo previamente un día a una hora para hacer la consulta, ya sea por teléfono o en persona, después de las presentaciones y saludos de rigor, la persona que consulta expone el asunto sobre el que quiere que le eche las cartas, y yo la escucho.

Lo siguiente es decidir que pregunta/s vamos a hacer sobre este asunto, hay clientes que ya tienen muy claro lo que quieren preguntar, mientras que otros prefieren que sea yo quien decida las preguntas.

En este último caso, a mi me gusta hacer primero una tirada general sobre el asunto, para después pasar a hacer tiradas concretas de 3 ó 5 cartas sobre aspectos puntuales; esto en caso de que fuera necesario, muchas veces ya con la tirada general se ven las cosas claras.

Hay distintos tipos de tiradas generales, en el caso de relaciones de pareja suelo usar este tipo de tirada en la que es fácil distinguir lo que se refiere a cada una de las des personas:

Ejemplo de tirada general de 10 cartas

Una vez que ya se ha decidido la pregunta, hay que barajar las cartas, en este punto es necesario que tanto el consultante como el tarotista estén concentrados en lo que se le está preguntando a las cartas, es decir, no hay que estar pensando en otras cosas, sino únicamente en el asunto de la consulta.

Cuando se hace la consulta en persona, el consultante sencillamente mira como el tarotista baraja las cartas o en todo caso hace algún comentario sobre la consulta que se está realizando. Pero claro... cuando se hace por teléfono no es posible ver al tarotista barajar las cartas, con lo cual o bien sencillamente se espera en silencio o bien se habla del tema que estamos consultando.

Una vez que se termina de barajar las cartas (puede tardarse entre medio minuto y 2 minutos), se corta (i.e. se separa en 2 montones y se pone uno encima del otro) el mazo del Tarot y se dispone cada carta de acuerdo a la tirada que previamente el tarotista había decidido hacer (el consultante no necesita conocer los detalles del tipo de tirada, si es en forma de cruz, de pirámide...).

En el caso de una tirada con forma de pirámide, quedaría algo así:

Ejemplo tirada de 10 cartas en forma de pirámide

A la vista de estas cartas, el tarotista interpreta lo que quieren decir en relación con la pregunta que se había realizado; esto es un proceso interactivo entre el consultante y el tarotista, es decir, que no sólo habla la persona que ha echado las cartas, sino que también el cliente expone su opinión, pide aclaraciones, confirma o desmiente lo que parecen sugerir las cartas...

Si llegados a este punto hay algo que no ha quedado claro, se puede volver a plantear otra pregunta (normalmente más concreta) para clarificar la respuesta.

Así pues, en una consulta lo normal es hacer varias tiradas de cartas, las que el cliente (o el tarotista) estime necesarias, y no tienen por que ser sobre el mismo tema, es decir, se podrían hacer primero 2 tiradas sobre una relación sentimental y después otra sobre algún asunto económico o de trabajo.

Nacho, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos informático, desde 2004 intento vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 40 años, y después de andar viendo mundo en un barquito durante mucho tiempo, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2019