Logo Las Cartas de la Vida
 
 Las Cartas de la VidaManga y Anime El Viento se levantaMobile version
 

 
Manga y Anime - El Viento se levanta

Naoko el día de su boda A veces, situaciones del pasado parecen reflejar sorprendentemente bien los momentos presentes, eso es lo que sentí cuando vi la película "El viento se levanta", efectivamente, como repiten sus protagonistas a lo largo de ella, hace años que tengo la sensación de que "el Viento está aumentando, pero a pesar de ello tenemos que intentar vivir".

Jiro, protagonista de El Viento se levanta, en un tren antiguo

De la mano del genial Hayao Miyazaki, y estrenada en 2014 en los países de habla hispana, cuenta la historia de un chico de buen corazón que intenta abrirse camino en un mundo hostil, el Japón de antes de la 2ª Guerra Mundial, unos tiempos donde mucha gente percibía que su entorno y el mundo caminaban rumbo al desastre, pero a pesar de ello no había otro remedio que intentar seguir adelante como buenamente se pudiera, al fin y al cabo, nadie elije el sitio y el momento histórico donde nace, y como dice la canción "vivir quiere decir luchar y hacer frente a tus problemas".

Jiro y Caproni: la humanidad sueña con volar, pero ese sueño está maldito

Y como en la vida misma, a veces las mejores y peores cosas ocurren al mismo tiempo, enlazadas por una mano misteriosa, así es como el protagonista, Jiro, conoce a la que será el Amor de su vida durante el terrible terremoto de Kantō, ocurrido el 1 de septiembre de 1923 y en el que murieron unas 150.000 personas; en los momentos de caos y desesperación que siguieron al terremoto, este chico en vez de aplicar el conocido "sálvese quien pueda" se dio media vuelta para ayudar a alguien que lo merecía y lo necesitaba, y de esta forma a la larga la suerte se puso de su parte.

Jiro ayudando a la hermana de su futura novia

Poco después de aquello, cuando terminó sus estudios universitarios e intentó incorporarse al mercado laboral se encontró con... la crisis económica, en este caso la conocida como Crisis financiera de Shōwa, que se llevo por delante los trabajos, ahorros y nivel de vida de muchos japoneses de la época, e hizo frecuentes escenas como esta donde los ahorradores se agolpan a la puerta del banco para intentar recuperar sin éxito su dinero:

japoneses intentando recuperar sus ahorros durante la crisis de 1927

Pero nuestro protagonista no se desanimó, y poniéndole al mal tiempo buena cara consiguió un trabajo en el sector más favorecido por la crisis, el de la Guerra, entrando a trabajar como ingeniero aeronáutico en una fábrica de aviones de combate, donde una vez más se juntó lo bueno con lo malo, su éxito profesional y sus grandes logros técnicos en el campo de la aviación, con la triste realidad de que eso contribuyó a una guerra monstruosa, donde a parte de morir millones de personas inocentes, encima su país fue derrotado.

Jiro haciendo horas extras nocturnas en una fábrica de Mitsubishi

También gracias a su trabajo, tuvo ocasión de viajar y conocer el mundo, primero la Alemania de la época y luego otros países occidentales, con la triste conclusión de que si en unos sitios las cosas estaban mal, en otros estaban todavía peor, y como decía (y dice) la canción "ya no hay donde huir".

Así fue como, mientras Japón invadía China, a nuestro brillante ingeniero le empezó a fallar la inspiración y su buen corazón empezó a afligirse ante tanto despropósito y malos augurios, de tal forma que sus diseños dejaron de ser brillantes y sus jefes le invitaron a que se tomase unas largas vacaciones en el campo.

tren sobre viaducto en Japón, comienzos del siglo XX

Y por tercera vez, lo malo le llevó a lo bueno de forma sorprendente, de tal manera que los problemas a nivel profesional le trajeron en bandeja el éxito a nivel sentimental, aunque esto es mejor verlo en la película, si cuento los detalles después no tiene gracia el verlo ^_^

reencuentro de Jiro y Naoko

Aún así, a pesar de estas 3 ayuditas de la mano invisible del destino, estaba claro que en unos momentos históricos tan interesantes y donde se daban tantas situaciones injustas y monstruosas, era imposible que las historias de Amor pudieran ser de color de rosa como a muchos/as nos gustaría, y si bien él y su chica consiguieron zafarse de la crisis económica, la precariedad laboral y los diversos genocidios de la época, entonces como ahora el fantasma de la enfermedad no distinguía entre viejos y jóvenes, y a menudo ni siquiera los médicos mejor pagados podían curar muchas de las misteriosas enfermedades del momento.

Naoko vomitando sangre

Pero la gente valiente y de buen corazón como esta pareja no se arruga ante nada, y a pesar de que el Viento seguía aumentando, no se dejaron paralizar por el miedo, e intentaron disfrutar su Amor juntos lo mejor que pudieron, a pesar de la guerra, de la enfermedad y de un mundo que se caía encima de ellos y del resto de las personas de forma irreversible.

Naoko Y Jiro a punto de besarse en la cama

De esta forma, un buen día, cansados de estar separados por problemas sin solución, decidieron dejar de lado los condicionantes y prejuicios de su época y se casaron en una ceremonia simple pero muy bonita en casa de unos amigos, decidiendo estar juntos de entonces en adelante pasase lo que pasase y cayese quien cayese.

Naoko Y Jiro en su ceremonia de boda

Después, en efecto con el tiempo todo pasa y muchas cosas caen, así pasó la 2ª Guerra Mundial, y poco a poco de entre los escombros de aquel Japón imperialista surgió otro Japón diferente, también con sus cosas buenas y malas, pero que al menos dejó para la posteridad películas tan buenas como esta y muchas otras que se hicieron en ese país durante las últimas décadas.

Jiro caminando entre los escombros de la II Guerra Mundial

Realmente pienso que esta película merece la pena verla, a parte de gustarme a mí ha tenido críticas muy buenas, ha ganado varios premios internacionales y ha sido nominada a muchos otros, entre ellos un oscar y un león del festival de cine de Venecia.

Se puede comprar en DVD por 11.30€ y en Blu-Ray por 16.11€, y si al igual que a mí no te da el presupuesto para ello, puedes bajarla de internet, aunque no puedo decirte de donde (públicamente) porque ahora incluso eso está prohibido... hasta ahí llegan los paralelismos entre el momento histórico de esta película y los tiempos que vivimos.

El arco-iris anuncia que después de lo malo viene lo bueno

Por último, puede no parecerlo por el argumento, pero para mí es una película bonita y feliz, porque de alguna forma muestra que incluso en los momentos más oscuros y difíciles es posible hacer y conseguir cosas que merecen la pena, y que al final los despropósitos de la humanidad acaban cayendo por su propio peso (generalmente encima nuestro), mientras que las cosas realmente valiosas siguen ahí y reaparecen una y otra vez, como el arcoiris.

El anterior anuncio de Google Adsense usa cookies para personalizarlo y obtener datos que son usados por Google para diversos fines. Ver detalles

Autor: Nacho Vidal - Volver al inicio - Derechos de copia - Contacto