Una de las cosas más maravillosas de Madeira es que está surcada por nada menos que 1400 kilómetros de pequeños canales que llevan el agua desde los manantiales de las montañas hasta las ciudades, y por el camino riegan los terrenos cultivables y generan el 20% de la electricidad que consume la isla.

Todo un logro teniendo en cuenta que Madeira tiene una superficie de 737 kilómetros cuadrados! de estos sólo son aprovechables para la agricultura 300 kilómetros cuadrados debido a la orografía del terreno, y más del 95% de estos terrenos son de regadio gracias a las levadas!

Por si esto fuera poco, los 1400 kilómetros de levadas tienen en paralelo otros 1400 kilómetros de senderos para hacer su mantenimiento, y que a la vez pueden ser usados para hacer excursiones por el monte, lo cual casi parece magia, porque las pendientes siempre son muy suaves, los paisajes atravesados son espectaculares y a menudo sin rastro de civilización, y para colmo siempre hay agua de manantial fresca y gratis para beber, puedes hasta bañarte si quieres!

En las guías de Madeira habla de muchas levadas que se pueden recorrer por toda la Isla, yo ya tuve la suerte de hacer casi media docena de ellas, y de momento la que más me gustó fue la de las 25 fuentes, que discurre por este paisaje en el corazón más inaccesible de la Isla de Madeira, donde ni siquiera llegan los omnipresentes autobuses:

montañas del corazón de la isla de Madeira

De alguna forma, toda esa red de levadas es algo muy armonioso con la Naturaleza, ya que practicamente no causa ningún destrozo como puede hacerlo una carretera, un aeropuerto o una línea de alta tensión, y a cambio llevan el agua que mana de las rocas en las inaccesibles montañas hasta la poblada costa Sur donde casi no hay manantiales pero tiene un relieve y un clima mucho más adecuado para la agricultura y la civilización.

Los antiguos asociaban los cursos de agua y los manantiales con espíritus de la Naturaleza y seres sobrenaturales, y de alguna forma todas las levadas tienen algo de misterioso y especial, es como si entre el musgo y detrás de los pequeños saltos de agua hubiese alguien observando y viendo pasar la gente.

levada de las 25 fuentes de la isla de Madeira

En concreto esta levada de las 25 fuentes es muy espectacular, aquí estoy yo delante de las 25 fuentes, que vienen a ser un conjunto de 25 pequeñas cascadas que forman una piscina natural donde empieza la levada:

Nacho Vidal en la levada de las 25 fuentes de Madeira

Toda la zona por la que discurre la levada está formada por paredes casi verticales, no siendo raro a veces caminar al borde mismo de abismos de cientos de metros, que al mirar a bajo casi no se distinguen ni los árboles. Y al ser paredes verticales también se ven innumerables cascadas y manantiales que descienden desde las alturas, para ver de donde cae el agua hay que doblar mucho el cuello!

Para hacerse una idea de la proporción hay que mirar el tamaño de las personas en esta foto por ejemplo, y tener en cuenta que el muro vertical que se ve está todavía más lejos...

Impresionante cascada en una levada de Madeira

Después de un camino bastante difícil por en medio del monte es posible llegar a la piscina natural de la que manan las famosas 25 fuentes, que es esta que se ve en la foto:

Lago piscina natural en el corazón de Madeira

Pero como si de una broma se tratase resulta que a su vez está alimentada por otras tantas fuentes que manan de más arriba!

Madeira es un buen sitio para darse cuenta de lo poco que somos las personas en relación con el mundo y la Naturaleza, es un sitio donde aquella frase de "no camines con orgullo por el mundo, ya que no podrías igualar la altura de las montañas ni hendirlas con tu fuerza" cobra mucho significado ;-)

En este video intenté mostrar un poco la sensación que se tiene al pasear aquí por el monte, me refiero a la grandiosidad del relieve y esas cosas... de todas formas es imposible transmitirlo en diferido, hay que venir hasta aquí para vivirlo en persona!

Para llegar al comienzo de esta levada hay que subir en coche hasta muy arriba, de tal forma que se tienen también unas vistas muy espectaculares, en Madeira es muy típico estar en las nubes como en esta foto:

En la planicie de Madeira, por encima de las nubes

Más abajo, después de muchos bosques y muchos kilómetros de levadas, se ve el pueblo de San Lorenzo, un sitio también muy interesante que pude visitar en una ocasión, hay otra levada que baja hasta ahí y que según me han dicho también es muy bonita.

No sé aprecia en la foto, pero hay varias levadas en esas montañas que se ven como pequeñas líneas negras en la vegetación (pasan muy desapercibidas):

El pueblo de San Vicente en Madeira visto desde Rabaçal
Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 39 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018