La cosa funciona de la siguiente manera, cada carta representa "algo" y si la carta está invertida representa algo así como "el complementario de ese algo", es decir, la otra cara de la moneda.

La idea es que simplemente viendo las cartas detenidamente cualquier persona puede "intuir" lo que esa carta representa para ella, o sea, no se trata de leer un libro que nos explique que significa cada carta, si no de coger el mazo de cartas e ir una por una meditando tranquilamente sobre "que me parece que representa para mi".

Esto de intuir es algo parecido a cuando vamos a un museo de arte y vamos viendo cuadros, y de repente llegas a un cuadro que te llama la atención, y te quedas mirándolo y piensas "pues este cuadro para mi representa a una chica joven que está enamorada de un chico pero sus padres no lo aceptan y la tienen como en una jaula de oro (o de hierro oxidado, según las circunstancias)", eso digamos que sería un arquetipo, un arcano; ¿por qué? pues por que es una situación que en esencia se repite mucho aunque cambie "el decorado" (serán otras personas, otra casa, otro chico, otro país, otro idioma, otra chica...).

Si lo piensas bien se trata de un proceso de abstracción, lo menos abstracto sería la "película" que nos hacemos en la cabeza, es decir, cuando nos imaginamos a la chica con tal ropa en su habitación donde hay un poster de tal idolo juvenil, mirando por la ventana que da a un parque, nos imaginamos a su padre calvo con bigote, a su madre gordita con cara de haba... Iríamos quitando detalles a esta película hasta que nos queda la esencia de la situación sin ningún detalle. Es algo así como un cuadro, que es en esencia una tela con pintura, y sobre esa cosa esencial que es igual para todos los cuadros (el lienzo montado en su bastidor) se pueden hacer infinidad de pinturas diferentes, pero todas todas todas serán "un cuadro", es decir, una tela pintada.

¿Qué tal? ¿se entiende lo que quiero decir?
Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 40 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018