Libros - Fabrica tus propios libros

Después de 10 años usando lectores de libros electrónicos asiduamente (tengo 5), llegué a la conclusión de que los libros en papel son una buena inversión para el futuro: nunca se les rompe la pantalla, ni la tarjeta de memoría, no se quedan colgados, no se les muere la batería y probablemente sigan pudiéndose leer cuando toda la parafernalia tecnológica que nos rodea hoy en día sea parte del pasado.

Así es que después de vender el barco en 2019, me decidí a comprar una buena impresora láser, y desde entonces cada vez que quiero leer un libro simplemente lo fabrico, a primera vista puede parecer un proceso complejo y misterioso, pero una vez que aprendes es sencillo, rápido, práctico y barato; y es también una manera de hacer algo por los niños del futuro, que tal vez no tengan tantas pantallas a su alrededor como los niños del año 2020.

Así es que aprovechando que hay mucha gente pasando más tiempo de lo habitual en casa, y que se acerca la época de los regalos navideños, me decidí a hacer esta mini guía explicando como hacer tus propios libros, pienso que puede ser una manera constructiva de invertir el tiempo libre durante el invierno.

No tiene mucho misterio, el primer paso es imprimir el libro a 4 páginas por hoja, de tal manera que se van haciendo "cuadernillos" con las páginas dispuestas para que al doblar las hojas queden ordenadas secuencialmente, yo normalmente los hago de 10 hojas, que dobladas son 40 páginas, se doblan bien y nos queda algo así:

pliegos de libro impreso en casa recién doblados

A continuación, hay dos maneras de unir los pliegos, la lenta y laboriosa pero que queda mucho mejor estéticamente, consiste en hacer en cada pliego agujeritos con un punzón y luego coser las hojas de cada pliego por separado con aguja e hilo:

cómic impreso en casa en proceso de encuadernación

O la manera fácil y rapidísima, que consiste en hacer agujeros perpendiculares a todos los pliegos a la vez con un taladro con broca de 1 milímetro, para ello hay que sujetarlos bien alineados y apoyar el libro en una superficie sólida como una madera vieja:

Encuadernando libro de Mantak Chia con ayuda de un taladro con broca de 1 mm

Yo casi siempre uso este último método porque no me sobra el tiempo, el resultado final es algo "rústico", pero seguro que a la "gente del futuro" no les importará, incluso puede que les parezca pintoresco.

Una vez que están hechos los agujeros es simplemente coser todos los pliegos con un hilo fuerte, yo uso el que tengo de coser velas de barco que va encerado y es como que se "pega" mejor al papel, es muy parecido al cordel encerado que venden para artesanía en cuero:

Libro encuadernado en casa ya cosido a mano

La "máquina de coser manual" que se ve en la foto es opcional, al ser los agujeros de 1 milímetro es posible meter el hilo por ellos sin aguja, lo importante es ir apretando bien los 2 hilos para que queden todos los pliegos unidos sin holguras; al final se hace un nudo con los dos hilos que quedan, se cortan los extremos y se funden con un mechero para que no se deshaga el nudo:

quemando extremo final de hilos que juntan pliegos de libro casero

Lo siguiento es hacerle un lomo, a ser posible en cartulina, así disimula mejor las costuras y los pliegos que quedan debajo:

Lomos recién impresos de libros hechos en casa

Para ser sincero, yo hago los libros de manera muy rápida e improvisada, luego sobre la marcha las cosas acaban encajando, por ejemplo en este caso tuve que recortar un poco la cartulina del lomo para que no tapase el título de la portada:

Lomos de libros caseros preparados para encolar

A veces si ando muy liado hasta hago el lomo a mano sobre la marcha:

Libro encuadernado en casa ya terminado

Conviene darle bien de cola blanca a todo el lomo para que queden bien unidos los pliegos y la cartulina, después se deja un rato secando:

Encolando libros hechos en casa

El siguiente paso es nivelar los extremos de las páginas, que quedan como en diente de sierra y hacen muy incómoda la lectura; yo al principio intentaba hacerlo con un cutter, pero era muy laborioso y el resultado bastante imperfecto:

libro casero gillotinado con cutter

Así que se me ocurrió hacerlo con la radial y descubrí que de esa forma se pueden hacer muchos libros a la vez, sólo hace falta apretarlos bien con unos sargentos entre 2 chapas o maderas, de tal forma que queden bien alineados:

prensa casera para igualar bordes de libros con ayuda de una radial

Y en cuestión de segundos ya están todos nivelados, quedan un poco chamuscados y con un olor característico, se puede ver como un defecto o como una seña de identidad, quien sabe la gente del futuro que pensará de ello, quizás que teníamos poco tiempo:

libros hechos en casa recien lijados con una radial

Por último el toque final consiste en forrar el libro con forro adhesivo, esto le da mayor consistencia a la portada y contraportada:

forrando libros hechos en casa para darles mejor consistencia

En esta foto puede verse como queda el acabado final en el caso de un libro cosido de una vez, se notan las costuras a los lados del lomo:

contraportada de libro impreso en casa

En el caso de un libro hecho por el método laborioso, se usa una lona gruesa para pegar todos los pliegos, y por fuera de esta se pegan la portada, contraportada y el lomo, con el forro queda casi como un libro de tapa dura:

lomo de libro casero cosido de la manera tradicional

Y ya la guinda en el pastel es hacer un marcapáginas a juego con la portada:

marcapáginas de libro hecho en casa

Ahora que ya tengo práctica, consigo hacer un libro en cuestión de una a dos horas, normalmente intento hacer 2 ó 3 de cada vez para reducir el tiempo por libro, poco a poco ya voy teniendo una pequeña colección:

colección de libros hechos en casa

Por último, otra consecuencia de hacer los libros tú mismo es que, después del tiempo que te llevó, es más probable que los leas que si simplemente los compras por unos pocos euros y los dejas en la estantería para "otro día", indirectamente es una manera de demostrar aprecio por el libro y su contenido, imagino que así lo entenderán también las personas del futuro cuando miren al pasado y se pregunten que hacíamos en el año 2020.

Nacho, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos informático, desde 2004 intento vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 42 años, y después de andar viendo mundo en un barquito durante mucho tiempo, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2021