Isla de Santa María - la pertinaz sequía

Coincidiendo con el solsticio de verano, se cumplieron 3 meses desde que empecé a vivir en mi casa de Malbusca, el tiempo pasa rápido, pero al mismo tiempo tengo la sensación de estar aprovechándolo al máximo, en realidad no paro un segundo de hacer cosas.

Este año (2018) fue el primero desde 2010 en que celebré el solsticio de verano en buena compañía delante de una bonita hoguera, aquí en Portugal no hay tanta tradición como en España de hacer hoguera de San Juan, pero afortunadamente una buena vecina de Malbusca organizó una en su casa y tuvo el bonito detalle de invitarme:

Hoguera de San Juan en Malbusca, 2018

En realidad organizó dos hogueras, una el día 21 y otra el día 22, y yo como vivo al lado fui los dos días ^_^

Por lo demás, aquí sigue yendo todo bien, el único nubarrón que se vislumbra en el horizonte es que llevamos unos meses que no llueve prácticamente nada, la isla se está quedando amarilla y la gente ya empieza a hablar de sequía, a veces tiene ocurrido algo así en agosto, pero en junio es realmente algo preocupante, así es como se ve el otrora caminito verde donde solían pastar las vaquitas delante de mi casa, sólo las plantas mejor preparadas para la sequía consiguen mantenerse verdes:

Florecitas en medio de campo seco por la pertinaz sequía

No obstante, de momento no hay restricciones de agua, incluso está permitido regar las huertas, algo que realmente agradezco, porque me da muchas satisfacciones y me sirve para compensar todas las horas que paso sentado delante de una mesa.

En realidad mi huerta es muy pequeñita, actualmente la parte principal consiste en estas plantitas de tomate que estaban así de pequeñas en abril:

Plantas de tomates recién plantadas en huerta

Y ahora a finales de junio ya están así de grandes:

Plantas de tomates en flor y con algún tomate verde

En realidad han crecido despacio en comparación con las de los vecinos, pero es porque no tuve tiempo de preparar la tierra adecuadamente, simplemente un vecino me dio las plantas y yo las puse en la tierra a prisa y de cualquier manera.

Aún así, gracias a Dios empiezan a tener tomatitos verdes, este es el mayor de todos:

tomate verde en planta de tomates

Por otro lado el jardín ahora lo tengo muy diferente, el césped no lo riego para ahorrar agua, sólo riego los tomates, las plantas aromáticas, los rosales y los árboles con significado para la dueña de la casa.

Y es curioso como mientras debido a la sequía la mayor parte de las plantas se han secado, hay otras que han prosperado exuberantemente gracias a eso mismo, es el caso de las margaritas, que ahora las tengo por todos lados, no sé como lo hacen para crecer tanto y tan rápido sin nada de agua, ¿vivirán del rocío de la noche? o_O

Margaritas prosperando en medio de la pertinaz sequía

Aún así, estos días estoy aprovechando para abonar con estiércol de caballo zonas nuevas que espero usar como huerta cuando vuelva a llover, al vivir en un sitio tan apartado realmente acabas por utilizar los recursos que tienes cerca:

Balde con estiércol de caballo para abonar la huerta

Después también he tenido mucha suerte con los vecinos, a parte de invitarme a las hogueras de San Juan, me regalan comida cada poco, hoy por ejemplo me llamó la vecina de al lado (que tiene miles de metros cuadrados de terreno cultivados) para darme un montón de cebollas y estas fabas tan hermosas, ya descascadas y todo:

Fabas verdes recién cosechadas

Que buenas estaban, las hice hoy para comer y no pude resistirme a comer otro plato para la cena ^_^

Por último, los vecinos que más preocupados están con la sequía son las ranas y los sapos que abundan de una manera increíble por toda la isla, se les puede ver al amanecer cuando hay algo de niebla y humedad saltando a toda prisa por los caminos y las carreteras huyendo de una charca que se seca a otra que todavía tiene agua, pero claro, si la sequía se alarga mucho realmente lo van a pasar mal.

De todas formas, no tienen aspecto de estresados, no hay más que ver este como se relaja en el agua indiferente a los turistas y sus cámaras de fotos:

Rana relajándose en charco de arroyo con poca agua

Bueno, pues así es como van las cosas por aquí, tranquilas y bien pero mirando al cielo esperando que llueva.

Ignacio Vidal, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos técnico de sistemas Unix, en 2004 decidí intentar vivir mi vida de una forma más coherente conmigo mismo, y así fue como surgió esta web, en la que escribo desde entonces cuando mis circunstancias me lo permiten.

Nací en España hace ya 40 años, y después de andar viendo mundo a bordo de un pequeño barco durante 10 años, finalmente decidí establecerme en la isla de Santa María (Portugal), un oasis de paz, tranquilidad y belleza en este planeta cada vez más atribulado en el que vivimos.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2018